Las marcas privadas esperan la decisión de YPF, que suele marcar el porcentaje de aumento que luego sigue el resto
Las marcas privadas esperan la decisión de YPF, que suele marcar el porcentaje de aumento que luego sigue el resto

Cada tres meses, el Gobierno aplica a las petroleras un aumento en el Impuesto sobre los Combustibles Líquidos —en marzo, junio, septiembre y diciembre—, en base a los aumentos del Índice de Precios al Consumidor (IPC) de los meses anteriores. Sin embargo, el mes pasado se decidió prorrogarlo por un mes, para evitar un impacto mayor en los precios que, de todas formas, aumentaron en los primeros días del mes.

Por eso hora, la expectativa en el sector es saber qué pasará a partir de julio, si desde la Secretaría de Energía definen aplicar finalmente el aumento o si podrían volver a postergarlo. Por ahora, las fuentes oficiales aseguran que no hay cambios con respecto al esquema original.

En las principales petroleras no comunicaron ninguna decisión aun sobre qué pasará con los precios en los primeros días del mes que viene

Con los precios internacionales del crudo en baja y con una caída en el valor del dólar de más de 4%, otra opción posible es que las petroleras opten por absorber ese aumento. El precio final de los combustibles está formado por varios factores: el precio del dólar, el precio internacional del petróleo, los biocombustibles y los impuestos. Se estima que el impuesto a los combustibles líquidos puede tener un impacto del 1,5% en el precio final en los surtidores. Unos 60 centavos por litro.

El precio final está formado por el precio del dólar y el petróleo, los biocombustibles y los impuestos (NA)
El precio final está formado por el precio del dólar y el petróleo, los biocombustibles y los impuestos (NA)

Otro factor que incide es la caída en las ventas de las estaciones de servicios que, con los aumentos de precios, comenzaron a registrar una menor demanda, especialmente de los productos más caros. Durante abril de 2019, las ventas al público de combustibles líquidos (naftas y gasoil) de las estaciones de servicio del país, fueron un 6,3% menores que las registradas un año atrás, según datos del sector. Pero en el caso de la nafta premium fue de 27.8%. Este mes, incluso, algunas estaciones con bandera de Shell recibieron instrucciones de bajar levemente sus precios para no quedar desfasadas con respecto a otros competidores de la misma zona.

En las principales petroleras no comunicaron ninguna decisión aun sobre qué pasará con los precios en los primeros días del mes que viene. Pero la mayoría está esperando la decisión de YPF, que suele marcar el porcentaje de aumento que luego sigue el resto.

Se estima que el impuesto a los combustibles líquidos puede tener un impacto del 1,5% en el precio final en los surtidores. Unos 60 centavos por litro

Desde la Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA), que agrupa a los dueños de estaciones de servicio, explicaron que suelen reciben las nuevas listas de precios con aumentos apenas unas horas antes de su aplicación.

Para los estacioneros que forman parte de la federación, algunas de las preocupaciones actuales pasan por las diferencias de precios entre las distintas zonas del país. Por ejemplo, en Capital Federal los precios son más baratos que en el conurbano, ya que 14 municipios aplican impuestos locales —como la tasa vial o tasas de seguridad e higiene— que pueden encarecen los precios entre 40 y 80 centavos por litro aproximadamente.

Este tipo de tasas, que fueron originalmente implementadas en la provincia de Córdoba, se trasladaron a las localidades de la provincia de Buenos Aires en 2013. Uno de los primeros municipios en los que se aplicó fue Vicente López.

En algunas de las redes de estaciones el porcentaje de operaciones que se realizan a través de la aplicación de Mercado Pago es de 6% sobre el total

"Tengo mi estación de servicio en Vicente López, a 10 cuadras de Capital Federal. Y muchos clientes están tomando la decisión de moverse un poco más en el auto e ir a cargar combustible donde lo encuentran a mejor precio", detalló el dueño de una estación de servicio.

Otro costo que impacta en el negocio de los estacioneros es el porcentaje que retienen las empresas por los pagos realizados con tarjetas de crédito. El año pasado, a través de negociaciones con Defensa de la Competencia, lograron reducir los plazos de acreditación, pero su intención es que se acorten más y que en el caso de las tarjetas de débito pueda hacerse en el mismo día. Actualmente, en algunas de las redes de estaciones el porcentaje de operaciones que se realizan a través de la aplicación de Mercado Pago es de 6% sobre el total.

Seguí leyendo: