Martín Redrado
Martín Redrado

Los mercados se muestran muy volátiles y la reacción del Gobierno parece ir detrás de los acontecimientos. Por eso, algunos economistas, como el ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, consideran que se debería consensuar con el FMI la posibilidad de tomar medidas más agresivas en el circuito de bonos, junto a un mensaje claro y contundente del plan de Gobierno por parte del presidente Macri para los próximos cuatro años, en caso de resultar reelecto.

En una entrevista telefónica con Infobae, Redrado dio su visión de los márgenes de acción que tiene el Gobierno para recrear la confianza de los mercados, en particular de los fondos de inversión del exterior que considera reciben señales confusas.

El paquete de medidas que anunciaron es pobre y es muy difícil que resuelva algo. Ese es riesgo Macri puro, no es riesgo Cristina

Y habló muy claro de que la Argentina está en medio de dos fuerzas opuestas, pero igual de complicadas. "Hay un riesgo Cristina, pero también un riesgo Macri centrado en la inflación", dos factores que explican en parte el tembladeral de los mercados, según el titular de la Fundación Capital.

"Por un lado está el impacto que tienen las señales, tibias aún, pero contundentes para muchos, de que la ex mandataria será candidata", asegura. "Y hay un escenario de inflación que es muy complejo. El Gobierno no da señales de poder resolverlo, además de que lo subestimó desde antes de asumir. Hubo sorpresas con indicadores de precios en los meses pasados, y las perspectivas futuras no parecen del todo buenas. Eso impacta de lleno en el tipo de cambio, con un Banco Central con poco margen para actuar. Le pusieron un techo a la banda, nada más. Por otro lado, el paquete de medidas que anunciaron es pobre y es muy difícil que resuelva algo. Ese es riesgo Macri puro, no riesgo Cristina",  asegura.

El economista cree que los fondos internacionales “no ven una convergencia de todas las variables del sector público hacia los objetivos de menor inflación” (Adrián Escandar)
El economista cree que los fondos internacionales “no ven una convergencia de todas las variables del sector público hacia los objetivos de menor inflación” (Adrián Escandar)

– Los mercados se muestran muy inquietos y son vendedores de deuda argentina. ¿Qué debería hacer el Gobierno para enfrentar ese escenario?

– Más que nada debería plantear al FMI la posibilidad de que el Banco Central y la Tesorería puedan estar más agresivas interviniendo en el mercado secundario de bonos, como en 2009, que fue efectivo.

– ¿Cree que el directorio del FMI aceptaría un planteo de esa naturaleza?

– El acuerdo con el FMI no dice nada al respecto, pero hay antecedentes de la Reserva Federal de los EEUU y del Banco Central Europeo, como la misma autorización diaria para que el Tesoro argentino pueda vender hasta USD 60 millones del último desembolso del FMI para hacer frente a vencimientos de deuda en pesos, para la recompra de títulos públicos. Eso daría más firmeza a un mercado donde no hay demanda. Más que hacerlo de modo parcial con compras de la Anses.

Lo que debería decir el Presidente es cómo será ese sendero de convergencia, para generar tranquilidad a los inversores y perspectiva a los empresarios

– ¿El mercado no puede leerlo como que de ese modo faltarán recursos para pagar los vencimientos de deuda? ¿Debería pedir ampliación de la asistencia financiera al FMI?

– Al mercado le diría que la venta de dólares del Tesoro para pagar vencimientos de deuda en pesos, mejor que se use para rescatar bonos que se desprenden algunos inversores, que es lo que hizo subir el Índice Riesgo País, y que los vencimientos en pesos que se refinancien con nueva colocación de deuda en moneda local.

– ¿Además, observa que se generó entre los inversores un riesgo Macri?

– Sí, porque las medidas anunciadas para bajar la inflación y reactivar el consumo fueron pobres y se ve que el presidente Mauricio Macri no dice si en los próximos cuatro años seguirá con lo mismo que hasta ahora no le dio resultado y no plantea cómo va a bajar la inflación y volver a crecer, y por eso muchos inversores se van del riesgo argentino.

Deberían plantearle al FMI la posibilidad de que el Banco Central y la Tesorería puedan estar más agresivas interviniendo en el mercado secundario de bonos, como en 2009, que fue efectivo

– ¿Los economistas de los fondos de inversión internacional no creen en los efectos de la política de emisión cero y déficit cero, los cuales de no abandonarse, debieran madurar hacia fin de 2019?

– Es que no ven una convergencia de todas las variables del sector público hacia esos objetivos de menor inflación, sino que por el contrario están todas desalineadas e indexadas diferentes: la AUH al 46%; la movilidad Jubilatoria al 26%; ahora se congelan las tarifas; la suba salarial, otra. Además, de las tasas de interés y el tipo de cambio. Por tanto, lo que debería decir el Presidente es cómo será ese sendero de convergencia, para generar tranquilidad a los inversores y perspectiva a los empresarios.

Seguí leyendo: