Junto con el aumento de la expectativa inflacionaria, los analistas también incrementaron su estimación sobre el valor del dólar para fin de 2019. Según el último Relevamiento de Expectativa de Mercado difundido por el Banco Central, se espera que el tipo de cambio cierre a $ 50, esto es dos pesos por encima de lo que se esperaba hace apenas un mes.

El recálculo sobre estas dos variables claves tienen su razón de ser: el dólar aumentó 11% en marzo, mucho más que todos los cálculos previos. Y por otra parte la inflación se habría ubicado en alrededor de 4%, superando también con amplitud lo que los especialistas habían previsto antes que arranque el mes.

Además de haber adaptado los nuevos cálculos sobre la evolución del dólar y la inflación para el año, el peligro es que las futuras estimaciones que se vayan conociendo sigan incrementando los pronósticos de ambas variables.

Aunque parece muy alto, un dólar de $ 50 hasta fin de año implica un aumento por debajo de la inflación esperada. Sería incluso un escenario deseable para el Gobierno

Este deterioro de las expectativas, más devaluación y más inflación, representan un problema en sí mismo, ya que complica anclar las variables. En el caso del dólar, esto representa un problema para la estrategia de mantener cierta "paz cambiaria" hasta las elecciones.

Concretamente, ¿por qué un exportador se apuraría a liquidar divisas si se espera un fuerte aumento en los próximos meses? ¿No sería más lógico esperar a que se acerque el tipo de cambio a ese valor esperado del dólar en vez de apurarse a vender justo cuando el Gobierno pretende "plancharlo"?

Por supuesto que este tipo de dilemas es el que enfrentan los productores agropecuarios que deben decidir si venden o no la producción y también las cerealeras, que son las que deben ingresar los dólares una vez producida la venta al exterior.

Sin embargo, un dólar a $ 50 tampoco significa que el tipo de cambio se vaya a descontrolar. Teniendo en cuenta el cierre mayorista de ayer (a $ 42,85), significaría un aumento inferior al 17% hasta fin de año. Y esta evolución es incluso menor que la inflación que se acumularía desde ahora hasta fin de año. Siempre de acuerdo al relevamiento difundido ayer por el BCRA.

Mientras tanto, se sigue aguardando en el mercado que los exportadores aumenten su liquidación de divisas, algo que debería comenzar esta semana o a más tardar la próxima. En estos primeros días de abril, aún no se produjo un incremento en las liquidaciones. Y tampoco arrancó la venta de divisas por parte del Tesoro, lo que arrancaría a partir de mediados de mes a razón de USD 60 millones diarios.

Seguí leyendo: