¿La elección del 2019 será así?
¿La elección del 2019 será así?

La incertidumbre electoral no sólo se refleja en los movimientos del tipo de cambio. El escenario que se presenta para las próximas elecciones presidenciales generó que sea más caro para los bonistas asegurarse contra un default argentino a dos años que a cinco años. La tendencia es contraria a la lógica de mercado, que implica que el riesgo es más alto cuanto más largo es el plazo, se debe a la posibilidad de que Mauricio Macri no sea reelegido en los próximos comicios.

Se trata de los llamados credit default swaps (CDS), que compran los tenedores de bonos argentinos a cambio de tener una protección contra el default del título en su poder. Si el país no honra la deuda, el vendedor del CDS paga al comprador el monto total de la pérdida.

"El CDS a 2 años no afloja. Es más caro asegurarse ante un default a 2 que a 5 años. El CDS a dos años está subiendo más que los de cinco y diez años", dijo Nery Persichini, gerente de Inversiones de GMA Capital.

"Es la otra cara de la curva plana o invertida de los bonos argentinos en dólares. Es un síntoma de los reparos que tienen los inversores o la mayor incertidumbre sobre la capacidad de pago de Argentina en el corto plazo. Los inversores ven momentos de dificultad para que en el corto plazo el país pueda afrontar sus vencimientos", agregó Persichini.

Otra anormalidad es que el valor del riesgo país (772 puntos) se asemeja al CDS a 10 años, pero hoy los seguros contra default a a 2 y 5 años ya alcanzaron el nivel de la sobretasa que paga Argentina sobre los rendimientos de los bonos del Tesoro americano.

"Es más caro asegurase a dos años que a cinco años; es completamente ilógico", coincidió Gustavo Neffa, socio de Research for Traders. "Es lo mismo que le pasó a la curva de rendimientos de Argentina en dólares. Se invirtió primero la curva de legislación doméstica. Y ahora la de dólares. Es por el riesgo de default en aumento. Por eso los CDS también se invierten", explicó.

Este fenómeno se despertó la semana pasada, ante el riesgo político tras las elecciones. "Viene de un aumento de la posibilidad de que Macri no gane. ¿Qué hará Cristina Fernández de Kirchner o Roberto Lavagna con la deuda? Nadie sabe", agregó Neffa.

El Bonar 20 (con un rendimiento del 14,01%y el Bonar 24 (con un rendimiento de 13,59%) son los bonos más cargados de riesgo político. Rinden más que el Discount 33 (13,89%) o el Bonar 37 (12,05%).

"En un escenario de mucha incertidumbre, los bonos empiezan a negociarse por paridad, en vez de tasa y duration. Y los Bonar 20 y 24 tienen paridades más elevadas. Ante una reestructuración de la deuda, esos bonos son los que más caro pagarían en un canje. En cambio, buscan una puerta de escape más barata ante un eventual canje", explicó Persichini.

Según sus cálculos, también se duplicó el spread entre las letras del Tesoro (4,5%) y los bonos que vencen luego de las elecciones. Pasaron de 9,5% a 14 pro ciento.

Seguí leyendo: