El Gobierno confía en que el dólar se mantendrá estable las próximas semanas (Reuters)
El Gobierno confía en que el dólar se mantendrá estable las próximas semanas (Reuters)

En el arranque de una semana corta para el mercado financiero, las miradas estarán puestas en la evolución del dólar. El viernes, última jornada antes del feriado de Carnaval, la divisa operó muy firme y rozó los $40 en el mercado mayorista y a $40,80 en el minorista, marcando una suba de 1,75 por ciento.

Por eso, la expectativa está puesta en qué podría suceder en la jornada de hoy: si mantiene la tendencia alcista o una mayor oferta consigue estabilizar el precio. La debilidad de los bonos es una señal preocupante de cara a la rueda cambiaria de este miércoles porque demuestra el grado de incertidumbre de los inversores.

Pero a pesar de la presión que hubo sobre el tipo de cambio en las últimas jornadas, el equipo económico confía en que la divisa se terminará desinflando a medida que avance marzo y especialmente en abril. "Nos va a costar sostenerlo por encima del piso de la banda cambiaria", aseguran con optimismo.

Mientras que el tipo de cambio terminó a $39,80 en el mayorista, el piso de la banda cambiaria se ubicará hoy en 38,76 pesos. El deslizamiento de 2% mensual del piso y el techo de la zona de no intervención será incluso más lento a partir de abril. Según adelantó Infobae, el Central negoció con el FMI que pasará a 1,75% por mes hasta junio.

La suba del riesgo país, nuevamente rozando los 750 puntos, evidencia la desconfianza de los inversores sobre los activos argentinos. Y eso presiona sobre el tipo de cambio.
 

El motivo del optimismo sobre la tranquilidad del dólar pese a lo sucedido en la segunda quincena de febrero es que se espera mucha oferta de billetes a partir de los próximos días por la cosecha récord de maíz, tendencia que se profundizará en abril por las liquidaciones de la soja. Esto agregaría unos USD 50 millones diarios al mercado cambiario, lo que debería hacer retroceder a la divisa.

Claro que ante esta mayor oferta que empezará a llegar en las próximas semanas, habrá que monitorear el ritmo de la demanda. En febrero se notó algo más de atesoramiento de dólares, especialmente cuando la cotización subió casi 5% en la tercera semana del mes.

Luego el repunte de las tasas de interés al 50% aplacó aquel movimiento pero sólo parcialmente. ¿Podría subir más si el dólar levanta vuelo? Todo indica que el titular del BCRA, Guido Sandleris, no dudará en volver a aumentarla en caso que peligre la estabilidad cambiaria. 

Tanto en el ministerio de Hacienda como en el Banco Central están convencidos que la mayor oferta de dólares del campo sobrará para estabilizar al dólar, que así volvería rápidamente al piso de la “zona de no intervención”

El Central dejó en claro que hará todo lo posible para mantener bien controlado al dólar. No sólo pasa por una mayor oferta de divisas. También seguirá sobrecumpliendo la meta monetaria estipulada con el FMI al menos hasta mayo. Y sólo compraría hasta U$S 50 millones diarios si el dólar perfora el piso de la "zona de no intervención". Esto significa que la divisa podría caer incluso por debajo de aquellos niveles si la oferta de divisas llega a ser significativa.

El riesgo país había cerrado a 720 puntos básicos el viernes, reflejando la caída de la cotización de los bonos y un aumento de los rendimientos. Pero esta tendencia se profundizó en el arranque de la semana. Si bien es cierto que otros títulos emergentes también operaron flojos, el impacto para los activos argentinos resultó mucho más significativo.

Además, el dólar se viene revaluando contra la canasta de monedas de países desarrollados y también contra emergentes. Esto agrega presión adicional sobre el peso, que en el arranque del año se había visto beneficiado ante la noticia de que la Reserva Federal decidió hacer una pausa en la política de suba de la tasa de interés.

Esto a su vez había impulsado tanto a las monedas como a los bonos emergentes. El riesgo país de la Argentina, de hecho, había caído casi desde 820 puntos a fin de año a casi 610 puntos en enero, pero a partir de ahí empezó una recuperación hasta llegar nuevamente casi a los 750 puntos.

El "veranito financiero" que duró hasta mediados de febrero parece haber quedado atrás. Y ahora el mercado estará mucho más pendiente de lo que suceda con el resultado de las elecciones presidenciales y las posibilidades de que Mauricio Macri consiga la reelección.

Seguí leyendo: