A partir de abril, el ritmo de ajuste de las bandas cambiarias tendrá una nueva disminución. En vez de aumentar al 2% mensual (como se implementó de enero a marzo), el incremento será levemente inferior, de 1,75%. La decisión fue adoptada por el Banco Central en conjunto con los técnicos del FMI y figurará en la carta que elevarán al directorio del organismo para que se apruebe el desembolso de USD 10.700 millones.

La medida será oficializada recién la semana próxima y va en línea con el programa monetario contractivo que lleva adelante la entidad que preside Guido Sandleris.  Al anunciarse un ritmo menor de ajuste cambiario, se busca justamente disminuir la influencia que la suba del tipo de cambio tiene sobre los precios. Aunque en menor medida que en el pasado, el dólar volvería a utilizarse como ancla para reducir la inflación en un año electoral.

El equilibrio es en esta instancia muy delicado. Por un lado se trata de evitar un episodio de atraso cambiario, pero al mismo tiempo que el dólar no suba mucho para que no se siga disparando la inflación. Ayer el Comité de Política Monetaria (COPOM) del Central, anunció que reducirá la compra de divisas a USD 50 millones en marzo para evitar una inyección de pesos excesiva en la economía.

La expectativa es que el dólar vuelva a ubicarse en el piso o incluso por debajo de la banda cambiaria a fines de marzo o a partir de abril. Allí cobrará más relevancia la decisión de disminuir el ritmo de ajuste del piso de la “zona de no intervención”

Luego de ajustar otro 2% en marzo, a fin de mes el techo de la banda cambiaria se ubicará en $ 50,97, mientras que el piso finalizará en $ 39,39. A fin de abril, si se aplica el ajuste de 1,75%, esos parámetros quedarían en $ 51,86 y en 40,07 (techo y piso respectivamente).

En el medio, el Central no podrá intervenir. La brecha de 30% que existe entre el límite inferior y superior de la banda no será modificada, pese a que algunos economistas insistían con la necesidad de llevarla al 20% para evitar oscilaciones más bruscas de la divisa.

El objetivo del equipo económico es que el dólar fluctúe siempre lo más cerca posible del piso de la banda cambiaria. Si el ajuste será, como fue acordado, inferior al 2% mensual, se trata de un interesante incentivo para quienes opten por quedarse en pesos en los próximos meses. Con un ritmo menor de apreciación de la divisa, es posible aumentar las ganancias con altas tasas de interés en moneda local.

Por otra parte, se espera que el dólar tenga fuerte presión bajista a partir de mediados de marzo, cuando empiece a ingresar el producido de la cosecha récord de maíz. En abril el efecto se sentirá todavía con más fuerza hasta junio, por los dólares de la soja. Por otra parte, como el Central se fijó un límite de sólo USD 50 millones diarios de compra, es posible que el tipo de cambio se vuelva a ubicar bien por debajo del piso de la banda cambiaria.