Lagarde, Macri y Dujovne
Lagarde, Macri y Dujovne

Si al principio no tienes éxito, vuelve a tratar. En esa línea, los cambios al acuerdo stand-by anunciados por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y la directora gerente del FMI Christine Lagarde aseguran un shock de confianza del mercado. Según los analistas consultados por Infobae, el nuevo acuerdo elimina las dudas que el mercado sentía respecto un posible default en los próximos años.

Pero también destacan que el plan monetario anunciado deja poco margen de error para las reservas del Banco Central e incluso generan un poco de riesgo para la entidad monetaria.

"Entre el adelantamiento de los fondos para 2018 y 2019, y la ampliación para 2020, se despeja el riesgo de default para los próximos dos años", resume Federico Furiase, director de Eco Go. El economista agrega: "Con el total de USD 19.000, el Gobierno puede cerrar con un margen de comodidad el programa financiero de corto plazo".

La previsibilidad en materia cambiaria, con límites y cantidades explícitos, le quita margen a la autoridad monetaria (Moroni)

Los USD 19.000 que el Gobierno tendrá a disposición entre fin de este año y 2019 (llamados plan 19/19 por Lagarde) son de libre disponibilidad para el Gobierno para ser usados como refuerzo presupuestario siempre que se cumplan las metas fiscales y monetarios explicitadas en el próximo memorándum entre el Fondo y Argentina.

El foco de la atención está en el frente monetario, particularmente con la comparación entre el sobrecumplimiento de las metas fiscales y metas inflacionarias que no se venían cumpliendo.

Para responder esas preocupaciones, la nueva versión del acuerdo stand-by apunta a un esquema de control de agregados monetarios, no de metas de inflación.

Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Matias Baglietto)
Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Matias Baglietto)

"A cambio de este fuerte ajuste, se adelantan fondos para despejar las dudas respecto al default, apostando a que puedan ingresar fondos privados", apunta Irina Moroni, economista jefe de Fundación Capital.

"Es positiva la percepción que el Fondo aceptó las condiciones, aceptó adelantar los desembolsos y que los mismos se hagan sin condicionales fuera de las metas", coincide Carlos Rodríguez. Sin embargo, el ex viceministro de Economía nota que "está perfecto el cambio después de tres años de metas de inflación que no se cumplieron nunca, pero claramente parece que preocupa más la volatilidad del tipo de cambio más que el nivel del dólar".

Respecto a la zonas de intervención cambiaria anunciadas, Rodríguez explica que "está bien definida como una expresión de intención, pero es difícil de creer que van a lograr un 0% crecimiento de la base monetaria al mismo tiempo que convivís con déficit fiscal y el desarme del stock de Lebacs".

"La previsibilidad en materia cambiaria, con límites y cantidades explícitos, le quita margen a la autoridad monetaria, en una economía donde el público advierte que cuanto más sube el dólar mayores son los incentivos a comprar", coincide Moroni

Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda (Adrián Escandar)
Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda (Adrián Escandar)

El cumplimiento del nuevo esquema monetaria se complica por las múltiples variables simultaneas. Luis Secco, director de la consultora Perspectivas Económicas, analiza: "0% de crecimiento de la Base Monetaria significa que hay que absorber los intereses que se paguen sobre los pasivos remunerados del BCRA (LEBAC, LELIQ y encajes remunerados). Al mismo tiempo no hay que perder de vista que hay una inercia inflacionaria y hay que satisfacer el aumento nominal de la demanda de pesos (por carácter transaccional) que genera dicha inflación. Así que el apretón de liquidez será muy importante. Ello podría llevar a un incremento significativo de las tasas de interés".

La inyección extra de fondos ayuda en corto plazo, coinciden los analistas. Sin embargo, de existir un plazo aún más corto, en ese, la situación no es tan clara, como indica Emmanuel Álvarez Agis, ex viceministro de Economía durante el kirchnerismo y titular de la consultora PxQ: "Entiendo que va a haber sobreabundancia de fondos en 2019, pero insisto que el problema es en 2018… mañana". Además, agrega que "estimo que volveremos a incumplir el acuerdo y se volverá a renegociar: Grecia renegoció siete veces. Estamos lejos del default, pero si el Gobierno se sigue equivocando, las chances se acercan".

"Se ha despejado bastante, financieramente, el tramo final de este mandato de Macri. Gran logro del gobierno ¿El que viene después de 2019? Dios proveerá", tuiteó José Luis Espert, explicando que "son todos desembolsos condicionados al cumplimiento de metas, entre las cuales, la mas conocida es la de deficit 0. Tema no menor en año electoral".

Seguí leyendo: