Frigerio y ministros provinciales, en la reunión del jueves (Fotografía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda)
Frigerio y ministros provinciales, en la reunión del jueves (Fotografía Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda)

La reunión que mantuvo el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los ministros de Economía de las provincias fue decisiva para avanzar con la presentación del Presupuesto 2019 con déficit cero. Pero para que Mauricio Macri pueda sacarse la foto con los gobernadores el martes próximo, fue necesario que el Gobierno realice algunas concesiones.

La más importante tiene que ver con la reducción de impuestos previstos en la reforma tributaria y que figuran en el Pacto Fiscal. Los representantes de las provincias pidieron que se suspenda la rebaja de impuestos prevista para el año próximo.

Finalmente se llegó a una solución "salomónica": la rebaja prevista de impuesto a los Sellos queda suspendida hasta el 2020, mientras se mantendrá la obligación de empezar a reducir la alícuota de Ingresos Brutos, uno de los impuestos más regresivos que aplican las provincias. En el caso de Sellos, se disponía que ningún distrito podría cobrar más de 0,75% por transacción gravada, pero queda sin efecto al menos en forma momentánea.

Se avanzó con las provincias para el aval política hacia el Presupuesto 2019 con déficit cero. Pero el Gobierno concedió que se demore la rebaja de impuestos previsto para el 2019, particularmente Sellos

"El impuesto más distorsivo para la producción es Ingresos Brutos, por eso se tomó la decisión de mantener la rebaja, porque lo contrario era dar marcha atrás totalmente con el espíritu de la reforma tributaria", explicaron fuentes del Gobierno a Infobae.

Las provincias están preocupadas por la caída de la recaudación que sufrirán por la baja de la actividad económica. Además, el Gobierno ya les había quitado el Fondo Federal Solidario, que coparticipaba parte de la recaudación de las retenciones a la soja. Y al mismo tiempo distritos como la provincia de Buenos Aires y la ciudad tendrán un fuerte impacto porque el Gobierno nacional les traspasa los subsidios al transporte desde el año que viene. Asimismo, quedó confirmado que el subsidio a quienes pagan tarifa eléctrica social también pasará de la Nación a las provincias.

En el caso de Bienes Personales, Frigerio se puso firme para que no se grave con el 1% a los activos de argentinos en el exterior. El aumento del impuesto recaería sobre activos en la Argentina de inversores extranjeros

Otro de los puntos relevantes está relacionado con Bienes Personales, un impuesto que se coparticipa con las provincias, con excepción de la ciudad de Buenos Aires. Las provincias peronistas reclamaban que se suba la alícuota desde 0,25% a 1% para los activos que los argentinos poseen en el exterior.

Pero Frigerio acordó otra fórmula, que busca no pegarle a quienes blanquearon sus bienes en el reciente sinceramiento fiscal. Por lo tanto, según lo acordado preliminarmente, la alícuota de Bienes Personales será del 1% exclusivamente para los activos que no residentes poseen en la Argentina. Es decir que los campos o inmuebles de extranjeros en el país tendrán que pagar un 0,75% adicional sobre la actual base del impuesto (que es 0,25%). Está por verse si los gobernadores o directamente en el Congreso insistirán con la posibilidad de que también se grave las cuentas y otros activos en el exterior, como era la idea original del peronismo.

Seguí leyendo: