(Reuters)
(Reuters)

En medio de la nueva negociación del acuerdo con el FMI, el Ministerio de Economía tendrá que enfrentar una prueba complicada ante los mercados. A lo largo de septiembre vencen casi USD 1.700 millones en Letes (Letras de Tesorería) que saldrá a renovar: son USD 895 millones que vencen la semana próxima y otros USD 785 millones antes de fin de mes, el 28 de septiembre.

La refinanciación de la semana próxima ocurrirá en un contexto muy particular, mientras se renegocia con el FMI la posibilidad de conseguir de manera adelantada USD 29.000 millones el año que viene para cubrir el programa financiero. Pero también a pocos días del nuevo episodio de corrida cambiaria que llevó al dólar a subir más del 25% a lo largo de agosto.

Aún no se determinó el plazo que ofrecerán por los primeros USD 895 millones que vencen el 14 de septiembre. Pero se supone que será el más corto posible, de 6 meses como máximo. Así se buscaría el mayor porcentaje posible de renovación.

A los valores de mercado actuales, Finanzas debería pagar una tasa superior al 8% anual en dólares para refinanciar las Letes. Sin embargo, sería una mala señal para los inversores.

En la última refinanciación la tasa marcó un récord de 5,25% anual en dólares. Pero ese rendimiento permitió renovar un amplió porcentaje del vencimiento, que superó el 90%. La incógnita es ahora qué tasa estará a dispuesto a pagar el Tesoro, considerando que el dólar pasó de USD 32 a casi USD 40 y que el Central tuvo que subir la tasa de referencia en pesos desde el 45% al 60% anual.

El peligro es que la tasa para la renovación se vaya a las nubes, teniendo en cuenta que el próximo bono del Tesoro que vence en abril de 2019 vence alrededor de 8,3% anual en dólares. Incluso ayer  este título subió 1,3% y así bajó marginalmente su rendimiento. Las Letes deberían ubicarse en un nivel muy cercano, por lo que marcaría un nuevo máximo en lo que respecta al costo de financiamiento.

Por otra parte, pagar una tasa superior al 8% anual en dólares para refinanciar sería una mala señal para los mercados, que dejaría al desnudo los problemas que tiene el Gobierno para conseguir dinero fresco. Pero si el rendimiento está muy por debajo de este nivel la renovación sería mucho menor.

Con la renegociación en marcha, no sería ilógico esperar a los nuevos préstamos del FMI a tasas del 4% que salir a refinanciar Letes de cortísimo plazo y pagar arriba del 8% anual en dólares

No son pocos los que creen que el Gobierno debería dejar vencer las próximas Letes para no convalidar estos valores y apostar a recibir nuevos préstamos del FMI. Los créditos del organismo son a plazos mucho más largos (4 años promedio) y la tasa está en el orden del 4% anual. Las tasas altas en dólares reflejan el aumento del riesgo país de las últimas semanas y también el castigo a los bonos más cortos, los más afectados ante los temores de un nuevo episodio de default.

La secretaría de Finanzas explicó, al presentar el programa financiero 2019, explicó que "las Letes en manos de inversores privados se redujo durante 2018 alrededor de USD 5.300 millones, por lo que el stock bajó a USD 11.800 millones". El objetivo del titular de la cartera, Santiago Bausili, es mantener ese stock constante para cumplir con el programa financiero de la manera más holgada posible. Pero por el momento sólo los recursos del Fondo estarían disponibles a tasas razonables. El próximo desembolso está previsto para el 15 de septiembre.