El promedio de salarios de la economía aumentó en el último año un 2,2% más que los precios
El promedio de salarios de la economía aumentó en el último año un 2,2% más que los precios

El relevamiento del Indec dio cuenta de que la franja más favorecida fue la de los ocupados en la informalidad y los que percibieron ajustes "no remunerativos", esto es, no alcanzados por contribuciones patronales sobre la nómina, con una suba del 31,5% nominal, equivalente a una ganancia real de 5,4 por ciento.

Mientras que para el conjunto de trabajadores registrados en la actividad privada el Indec estimó un incremento nominal de 27,3%, unos dos puntos porcentuales netos de la variación del Índice de Precios al Consumidor Nacional.

En tanto, en el agregado del sector público, el organismo oficial de estadística midió un aumento apenas superior a la variación del IPC, 25%, con lo que la recuperación real fue de 0,2 puntos porcentuales.

Los empleados no registrados obtuvieron una mejora real de sus salarios del 5,4%, seguidos por los privados registrados con 2%; mientras que los ocupados en el sector público virtualmente se mantuvieron sin cambios

La modesta recuperación de la actividad económica, levemente por debajo del 3% según el promedio de las consultoras privadas y de economistas de bancos de inversión, principalmente impulsada por la construcción, el mercado inmobiliario y servicios privados, fue un factor clave para posibilitar una modesta recuperación del poder de compra de los salarios.

Persisten pérdidas acumuladas de hasta 4 por ciento

Sin embargo, la recuperación de los salarios no solo no fue generalizada, sino que, de acuerdo con la estadística agregada del Indec, tampoco alcanzó para absorber la pérdida real del año previo.

Para 2016 la serie de salarios del Indec es parcial, porque no incluye a los trabajadores no registrados que incorporó en enero de 2017.

Entonces, para el promedio de puestos registrados en el ámbito privado el organismo había informado un aumento nominal de 33%, apenas unas décimas más que para el sector público.

En 2016 el promedio de los salarios acusó pérdidas reales de 5% en el sector privado formal y 5,3% en el agregado del sector público

Pero como la tasa de inflación se había acelerado a un rango de 39% a 40%, según el factor de empalme de las variaciones de precios al consumidor del Indec que retomó en mayo de 2016, con la correspondiente a la denominada Inflación Congreso, el salario real había caído ese año entre 5%, en el primer caso, y 5,3% en el segundo.

LEA MÁS:

Arrastre estadístico

De la combinación de la pérdida de poder de compra de 2016 con la modesta recuperación del último año surge que, en promedio, el conjunto de los trabajadores ingresó a 2018 con un rezago de sus ingresos reales de 3% para el caso de los privados y 4% en la administración pública.

Sin embargo, esas variaciones no toman en cuenta los efectos vinculados con la intensidad laboral, como es el caso del trabajo de horas extras, o recuperación de la jornada completa de trabajo en el caso de los que estaban parcialmente suspendidos, como ocurría con la industria automotriz y actividades conexas. De ahí que la serie del Ministerio de Trabajo da cuenta de variaciones moderadamente superiores.