Jack Ma junto a Mauricio Macri
Jack Ma junto a Mauricio Macri

Tan solo este año, Jack Ma ha pasado más de 847 horas en el aire y este martes visitó la Argentina por tercera oportunidad para brindar una entrevista en el marco de la XI cumbre de la Organización Mundial del Comercio que se celebra en Buenos Aires.

En diálogo con Richard Samans, miembro de la Junta Directiva del Foro Económico Mundial, el CEO de Alibaba criticó con dureza el estado actual del comercio mundial pero anticipó que dicho régimen puede ser liberado con la expansión del comercio electrónico a nivel global y el progreso de la revolución tecnológica en todos sus aspectos.

Este proceso de liberación que Ma denomina "globalización inclusiva" incluye a la Argentina. "Amo este país. Amo su cultura y amo a su gente", comenzó diciendo el director ejecutivo de la segunda plataforma de e-commerce más grande del mundo. "La última vez que estuve aquí estaba caminando por la calle y pude ver a tanta gente apasionada con grandes ideas y grandes productos. Yo creo que estos productos pueden venderse en todo el mundo, y vine aquí hoy porque sé que hay 160 ministros que deciden el futuro del comercio global".

Según Ma, "la globalización está en su período crítico", por lo cual es sumamente importante que los funcionarios públicos sean inteligentes a la hora de regular la inevitable revolución tecnológica que estamos viviendo.

Según Jack Ma, la globalización está experimentando un período crítico que puede cambiar el mundo (IStock)
Según Jack Ma, la globalización está experimentando un período crítico que puede cambiar el mundo (IStock)

"La OMC ha hecho un trabajo fantástico en los últimos 50 años combatiendo el proteccionismo y promocionando el comercial global", señaló Ma.

Sin embargo, agregó, aún persiste una corriente de pensamiento en contra de la globalización y del libre comercio que teme que abrir las fronteras al mundo traerá grandes desventajas para los países subdesarrollados, las pequeñas y medianas empresas y los jóvenes.

Pero estos miedos no tienen fundamento, aseguró Ma, ya que estos grupos sociales serían justamente los principales beneficiarios de un mundo sin fronteras. "Hace 200 o 100 años, el comercio mundial era controlado por unos pocos reyes y emperadores. En cambio, en los últimos 50 0 60 años el comercio ha estado controlado en forma de monopolio por 60.000 grandes empresas", aseveró Ma.

En estas circunstancias, "los países subdesarrollados no tienen oportunidad alguna. Los tratados de libre comercio han estado diseñados para beneficiar a las grandes compañías", apuntó. "Pero si todos los países pactan una 'zona económica de libre comercio digital' para las pequeñas empresas, ellas también podrían vender sus productos a cualquier parte del mundo en 24 horas, también podrán atravesar la Aduana en 24 horas y también podrán recibir inspecciones en 24 horas. Ese es el mundo que queremos".

"Hasta ahora, eran las grandes empresas que iban hacia los consumidores con sus grandes contenedores. Ahora se vendrá un comercio con paquetes y encomiendas, de los consumidores a las empresas", puntualizó Ma.

A modo de ejemplo, el CEO de Alibaba destacó que en sus 18 años de experiencia desarrollando su compañía en China, ha probado que el comercio electrónico está diseñado especialmente para los países subdesarrollados. "China no tenía la infraestructura ni la banda ancha necesaria, pero logramos desarrollarla. En menos de diez años, creamos 33 millones de puestos de trabajo para China y en menos de un día logramos vender más de USD 52.000 millones de los cuales más del 50% fue gracias a las pequeñas y medianas empresas que operan con nosotros", dijo Ma.

Jack Ma, CEO de Alibaba (Getty Images)
Jack Ma, CEO de Alibaba (Getty Images)

Esto demuestra que pese a que "la revolución tecnológica destruye puestos de trabajo, cada revolución tecnológica crea aún más puestos de trabajo", indicó el multimillonario chino sobre el final de su entrevista. "En el futuro no habrá ningún 'Hecho en China', no habrá ningún 'Hecho en Japón' o 'Hecho en Estados Unidos'. Todo será 'Hecho en Internet'", pronosticó.

A través de una anécdota, Ma enfatizó que para lograr este paso esencial hacia el futuro es importante que los reguladores le otorguen tiempo necesario a los emprendedores para innovar antes de regular lo inexistente: "En el año 1994, cuando arrancó el fenómeno de internet en China, recuerdo que un grupo de expertos se reunieron en Beijing para ver qué tipo de regulaciones se tenían que implementar para controlar la red. No sé de dónde venían esos expertos, porque más de 20 años después vemos que esos problemas que planteaban nunca existieron y los que sí salieron a la luz nunca fueron anticipados".

Nadie es experto del futuro

La lección para los reguladores es, entonces, entender que "nadie es experto del futuro", por lo cual conviene esperar a que los resultados sucedan antes de prevenir temores que aún no han ocurrido.

En este punto, el CEO de Alibaba se manifestó optimista sobre la situación de los países subdesarrollados. "No vemos grandes compañías de internet en Europa. ¿Por qué? Por los reguladores. Lo bueno de los países subdesarrollados es que no tenemos muchas regulaciones y los reguladores no saben cómo regular", provocó el empresario.

Por último, invitó a todos los funcionarios presentes en la sala a visitar sus oficinas en China para obtener una lección gratuita sobre cómo desarrollar y facilitar el comercio electrónico en sus países. "Queremos facilitar, no controlar el comercio electrónico en los países subdesarrollados", aclaró.

LEA MÁS: