La reactivación de diciembre fue insuficiente para impedir un balance negativo de todo el año (IStock)
La reactivación de diciembre fue insuficiente para impedir un balance negativo de todo el año (IStock)

Con un promedio de 20 días hábiles de actividad, las terminales automotrices produjeron en diciembre 40.087 vehículos, 27,3% más que en igual mes del año anterior, pero no alcanzó para impedir que el 2016 se constituyera en el peor año de la década para la actividad fabril, según la serie de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa).

Entre enero y diciembre, el sector automotor produjo 472.776 unidades, un 10,2% menos respecto de las 526.657 que se fabricaron en el año previo, y se constituyó en el peor registro desde 2006, cuando sumaron 432.101 máquinas salidas de las líneas de montaje.

La causa determinante de semejante baja se encuentra en la recesión que afectó a Brasil, país al que van destinadas la mayor parte de las exportación de la industria automotriz, que se contrajo 34,3 por ciento.

Por el contrario, las ventas al mercado interno acusaron en el último año el mejor registro del trienio, con 721.411 unidades que superaron en 22,9% el nivel de 2015, aunque con una singular brecha entre los despachos de unidades nacionales que apenas sumaron 281.659, repuntaron un modesto 0,5%, y las entregas al mercado de máquinas importadas que ascendieron a 439.752, un 43% superior al nivel del año anterior, cuando regía el cepo cambiario, y la traba a la nacionalización de unidades extranjeras.

El intercambio comercial del sector de unidades terminadas fue en 2016 deficitario en 249.744 unidades, se incrementó en 273%, por la señalada concurrencia de la caída de las exportaciones y de la regularización de las importaciones.

Luis Ureta Sáenz Peña: “Hemos cerrado un año intenso y de transición”

Un año de transición

"Hemos cerrado un año intenso, de transición en el cual pudimos avanzar y trabajar en conjunto con las nuevas autoridades en la implementación de medidas económicas y administrativas que marcaron la agenda del sector y permitieron corregir algunas distorsiones y limitaciones en la operatoria de esta industria",  explicó la realidad del sector Luis Ureta Sáenz Peña, presidente de Adefa.

LEA MÁS:

Las ventas de importados aumentaron 43% y la de unidades nacionales apenas 0,5 por ciento

Asimismo, el directivo destacó, el comportamiento que registró el sector en los últimos dos meses  que llevó a que diciembre cerrara con subas interanuales en todas sus variables.

"Esta mejora en los últimos dos meses nos ha permitido recortar la caída que se ha dado a lo largo del año, reflejo y respuesta de nuestra industria antes la caída sostenida de la demanda por parte de Brasil que se tradujo en la pérdida de 1.600.000 unidades en el mercado interno del país vecino", dijo Ureta Sáenz Peña.

Para el corriente año año el sector se fijó el objetivo de "arribar a nuevos acuerdos comerciales con países como Colombia, Centro América y África, para profundizar la relación estratégica comercial con nuevos mercados; trabajar sobre la carga laboral; los impuestos distorsivos que se superpone a lo largo de la cadena productiva, y la mejora en infraestructura y logística, entre otros temas", dijo el directivo de Adefa.

Sobre esa base, Ureta Sáenz Peña remarcó el compromiso del sector de "al igual que en el transcurso de 2016, seguir enfocados en la puesta en marcha de inversiones para la ampliación de instalaciones y la producción de nuevos modelos; el desarrollo de proveedores y de herramientas que contribuyan a la mejora continua de la competitividad, y una mayor apertura en materia de comercio exterior que redundará en una mejora productiva".