Fuerte en el juego aéreo y una amarilla insólita: el primer partido de Marcos Rojo como titular en Boca

El seguimiento al ex defensor del Manchester United en su primera presentación desde el minuto cero con la camiseta xeneize

El partido de Marcos Rojo vs Defensores de Belgrano

Marcos Rojo venía de sumar sus primeros minutos oficiales con la camiseta de Boca en los dos encuentros anteriores por la Copa de la Liga. Le tocó debutar en el Superclásico contra River en la Bombonera (fue justo después de la expulsión del peruano Carlos Zambrano) y en la derrota contra Talleres de Córdoba (reemplazó a Carlos Izquierdoz). Hoy fue el turno de estrenarse como titular, por Copa Argentina, ante Defensores de Belgrano.

Fue un cotejo dominado desde el inicio por el elenco de Miguel Ángel Russo, que exhibió otra actitud con respecto a duelos anteriores y aprovechó sus momentos para lastimar a un rival una categoría inferior. El ex Manchester United mostró alguna faceta positiva pero al mismo tiempo evidenció algún error que dejó claro que todavía está adaptándose al ritmo del fútbol argentino.

Tardó apenas dos minutos en generar peligro en el área rival: un centro picante de Mauro Zárate que cayó como una bomba cerca del punto de penal fue conectado por Rojo, que casi abre el marcador desde el vestuario. Instantes después volvió a ganar en el área adversaria aunque no de forma directa sino tratando de encontrar a un compañero.

El Xeneize no sufrió demasiado en la última línea y la única ocasión de riesgo se generó por una jugada insólita que tuvo al platense como protagonista. Rojo tenía la pelota dominada y enganchó para adentro en la salida desde el fondo; en su intento por cubrir la pelota le dio un manotazo en el rostro a Luis Animal López y Mauro Vigliano sancionó falta al borde del área. No estuvo lejos de ser penal y encima se ganó la tarjeta amarilla que lo condicionó por el resto del partido. La jugada fue justo tras el 1-0 de Mauro Zárate.

Marcos Rojo mostró buen juego aéreo pero evidenció algunas fallas en la última línea de Boca (REUTERS/Marcelo Endelli)
Marcos Rojo mostró buen juego aéreo pero evidenció algunas fallas en la última línea de Boca (REUTERS/Marcelo Endelli)

Pasada la media hora de juego, se animó a pedirle un tiro libre al borde del área a Zárate. Con el balón situado sobre el costado derecho, quedó ideal para un zurdo. Y como Agustín Obando ya había tenido su chance hacía un rato, esta vez ejecutó él. Buscó darle con rosca por arriba de la barrera pero el esférico no atravesó la muralla humana.

Rojo trató de ser salida limpia desde el fondo con cesiones verticales, tal como exigió Russo una y otra vez. “Para adelante”, insistió Miguel. Y al minuto 7 del complemento un pase suyo complicó otra vez a Boca. La bola le cayó a los pies a un oponente y el Dragón salió rápido de contragolpe. Alan Varela se vio obligado a cometer falta al borde de la medialuna del área y fue amonestado. Y en esa misma infracción Defensores casi llega a la igualdad: el tiro libre de Olivares se estrelló en el travesaño.

A los 10′ del segundo tiempo Rojo salió sustituido por Carlos Izquierdoz. “La vuelta de Marcos es importante. Lo vamos poniendo en forma y lo estamos llevando de a poco”, declaró su entrenador hace algunos días. Al defensor de Boca le sobra jerarquía pero le falta rodaje y todavía tiene mucho por mejorar.

SEGUIR LEYENDO: