Le anotó un doblete a River en la final y tiene más goles que Palermo en Boca, pero la cantidad exacta es un misterio: la increíble historia de Andrea Ojeda

Llegó al club de la ribera en 1999 y desde entonces ha firmado más de 400 tantos, aunque el número exacto de conquistas es una incógnita. Marcó por duplicado en la definición que el Xeneize le ganó 7-0 al Millonario en Vélez y se consagró como la máxima anotadora del Torneo Rexona

Ojeda grita uno de sus goles en el estadio José Amalfitani (REUTERS/Agustin Marcarian)
Ojeda grita uno de sus goles en el estadio José Amalfitani (REUTERS/Agustin Marcarian)

Cuando tenía 13 años, Andrea Ojeda le pedía prestado el documento a alguna compañera para poder jugar al fútbol. El reglamento decía -aún dice- que para jugar en AFA hay que tener 14 años cumplidos, pero su pasión por la pelota pesaba más que cualquier disposición y siempre encontraba alguna amiga dispuesta a darle el DNI para que pudiera salir a romper redes.

Casi 25 años después, la vida de Andrea sigue girando alrededor del fútbol. Es la goleadora histórica de Boca Juniors, anotó un doblete en la final ante River que el Xeneize ganó 7-0 y se apuntó el título N° 23 en el club auriazul. Más: con 10 conquistas, terminó como máxima anotadora del certamen. Inoxidable.

Ojeda llegó a Boca a los 14 años. Ya había pasado una década de esos días en los que corría detrás de la pelota junto a su hermano y unos vecinos en una canchita del barrio en Glew. “En mis inicios no estaba bien visto que una mujer jugara al fútbol, pero a mí me gustaba más jugar que prestarles atención a los demás. A mi madre y a mi hermana mucho no les gustaba la idea, pero después siempre me alentaron a seguir”, contó la delantera récord a Infobae.

Tras conseguir el permiso de sus padres, empezó a jugar baby fútbol 6 en el club Sociedad de fomento Castelli de Longchamps. Luego dio el salto a Temperley, donde disputó aquellos partidos del torneo AFA con 13 años. Sus buenas actuaciones le valieron el interés por parte de Boca. Andrea, por recomendación de su papá, había ido a una prueba en el Xeneize dos años antes y había hecho un par de goles en la práctica, pero en ese entonces le dijeron que aún era muy chica para ficharla. Corría 1999 cuando los caminos de la delantera y del club de sus amores volvieron a unirse.

Por aquellos tiempos, Andrea ya era una delantera consolidada. A pesar de que en el barrio iba al arco, la tentación de hacer goles funcionaba con un imán. Fueron los entrenadores José Scalise (Temperley) y Raúl Rodríguez Seoane (Boca) quienes le enseñaron los secretos del puesto. Pero la potencia en ataque y la definición precisa no son las únicas características salientes de una jugadora que a lo largo de su carrera ha dado evidentes muestras de versatilidad cada vez que se la requirió en otras posiciones (ha llegado a jugar de doble 5, de enganche o de extremo por varias temporadas).

Las crónicas del fútbol dicen que Martín Palermo es el máximo goleador histórico de Boca, con 236 anotaciones. Sin embargo, esos documentos se olvidan de que en la rama femenina Ojeda ha superado ampliamente esa cifra. Desde 1999 (salvo un breve lapso de dos años en los que jugó en el exterior), la delantera ha marcado más de 400 goles con la camiseta Xeneize.

River vs Boca - Final futbol femenino

Hace algunos años, integrantes del medio partidario Gladiadoras Xeneizes junto al Departamento de Historia intentaron hacer un recuento de los goles oficiales de Ojeda en el club. Querían homenajearla antes de que se fuera a España. La tarea fue muy difícil debido a que había torneos en los que faltaban las planillas, mientras que otras eran ilegibles. Fue así como en el año 2015 contabilizaron unas 330 conquistas, razón por la que se cree que a la fecha superan las 400. El número real es un misterio, algo que agiganta la leyenda de una futbolista cuyo nombre es sinónimo de Boca Juniors.

“La verdad no sé cuántos goles tengo. Sé que son más de 400, o 400. Hay unos años que se perdieron, serán dos, que tal vez sean 20, 30, 40 goles más. Las fichas tenían humedad y desaparecieron”, se lamentó tras el partido la atacante, de 35 años. “Tenía un papel en el que más o menos los tenía contados, pero se me perdió”, admitió en unaentrevista con Infobae.

Pero el problema técnico no le quita el rótulo de leyenda del fútbol femenino: “Es una satisfacción salir goleadora del torneo, pero más que nada por el equipo, si hace goles la 9 es porque el equipo está bien”.

Sobre el abultado score, analizó: “No me imaginaba un 7-0, los partidos con River son muy duros, a veces se abren, pero un 7-0 no lo imaginé. No queríamos darles chances. Estuvimos los 90 minutos a full. En cada gol, pensábamos que estábamos 0-0″.

Luego de la final del Torneo Transición será tiempo de pensar en la Copa Libertadores 2020, certamen que se disputará en la Argentina y al que Boca clasificó por ir primero en el torneo local que se dio por terminado a raíz de la pandemia de coronavirus. “Se está trabajando fuerte para llegar de la mejor manera. Las expectativas son buenas, pero la verdad siempre se ve en el campo de juego”, sostuvo la delantera.

Aún cuando Boca es su lugar en el mundo, ese lapso entre 2017 y 2019 en el que jugó en España (Albacete y Granada) la hizo crecer en su formación como jugadora y alimentó sus ganas de ser entrenadora en un futuro. La profesionalización del fútbol femenino en Argentina le ha permitido a ella y al resto de sus compañeras “dedicar más tiempo a la preparación y llegar de mejor manera a la competición”.

Declaraciones de Andrea Ojeda, goleadora de Boca

A sus 35 años, Andrea ha vivido todos los vaivenes del fútbol femenino en la Argentina. Mientras se ilusiona con ganar la Copa Libertadores con Boca y abrirse paso como entrenadora, la leyenda del Xeneize no se olvida de las que vienen detrás: “Sueño con que el fútbol femenino siga creciendo en el país. A las chicas de todo el país que se animen a jugar, que sueñen y se entrenen duro”.

SEGUÍ LEYENDO: