Ricardo Centurión: crack dentro de la cancha y una vida repleta de escándalos

Desde que prometía ser una figura clave en el fútbol argentino, siempre se vio envuelto en situaciones escandalosas. Deslumbró con su gambeta en todos los clubes, pero desde Boca a Vélez, pasando por Racing, siempre trascendió por su mala conducta

En todos los clubes por donde pasó, Centurión fue noticia más allá de su desempeño deportivo.
En todos los clubes por donde pasó, Centurión fue noticia más allá de su desempeño deportivo.

Ni siquiera este extraño 2020 pudo ponerle freno a Ricardo Centurión, el extremo de Vélez Sarsfield que llegó a brillar en Racing y en Boca pero que vivió siempre rodeado de escándalos y que ahora ni siquiera la cuarentena impidió su nuevo protagonismo, al quedar involucrado en una denuncia junto a sus compañeros de equipo Juan Martín Lucero, Thiago Almada y Miguel Brizuela, por abuso sexual.

Una mujer denunció que fue abusada sexualmente en la noche del pasado jueves en una fiesta clandestina con más de veinte personas en una casa del country “Camino Real” alquilada por Lucero, y aunque en primera instancia había mencionado sólo a Centurión –que junto con Lucero, ya declararon como testigos- y luego amplió su declaración ante el Comando de Patrullas de San Isidro.

Vélez había elaborado un protocolo sobre Violencia de Género cuando Centurión llegó al plantel a principios de este año por su antecedente de haber sido denunciado en marzo de 2017 por su ex pareja Melisa Tozzi y se le había aplicado una orden de restricción perimetral, aunque finalmente la causa fue archivada. En ese momento, los dirigentes tomaron contacto con sus pares de Racing para cerciorarse sobre estos hechos.

Según el protocolo de Vélez, de comprobarse la participación de los jugadores, se les podría rescindir sus contratos de inmediato, y el paso anterior es su separación del plantel profesional. Por lo pronto, el club ya decidió que no viajen a Paraná para enfrentar a Patronato por la sexta fecha de la Copa Diego Maradona.

De todos modos, la directora del Departamento de Violencia de Género de Vélez, Paula Ojeda, aclaró que se debe chequear cuál es la situación de los jugadores en el expediente y que “no estarían involucrados y en ese caso, no hay por qué sancionarlos”, algo que sostienen también los abogados del club, que creen que los jugadores, por ahora, aparecen como testigos.

La causa quedó a cargo de la fiscal especializada en Violencia de Género Laura Zyseskind, quien deberá comprobar la veracidad de los hechos denunciados.

2020 no fue un año fácil para Centurión, al punto de que llegó a confesar a fines de mayo que luego de la muerte de su novia y de su abuela en marzo, y con una diferencia de pocos días entre ambas, llegó a pensar en suicidarse. “Tuve dos golpes muy rápido. Si no me levantaba enseguida creo que terminaba con mi vida, y no fue así. Sentía que no era momento para mí. Todavía siento que estoy viviendo una pesadilla. Mi realidad es ésta. Tengo que levantarme y seguir”.

El 29 de marzo falleció su novia, Melody Pasini, de 25 años, –con quien convivía en cuarentena-, a raíz de un paro cardíaco mientras conducía su coche hacia la casa de sus padres en Lomas de Zamora. De hecho, al descompensarse, su coche alcanzó a chocar levemente a otro. Según contó su hermana Sol en Twitter, Pasini era trasplantada del corazón desde hacía 13 años y tuvo un cáncer en 2015, y le hicieron tres stents en 2018. “Era una guerrera, vivió como quiso, disfrutó de la vida al máximo”.

Pasini y Centurión estaban juntos desde hacía más de cuatro años y en el mundo del fútbol todos sabían que ella era un buen sostén para el jugador y lo acompañaba en sus diferentes destinos cuando jugó en el exterior en ese período, y fue ella la que anunció el regreso de su novio a Racing en 2018 en Instagram. Y pese a algunas rupturas momentáneas, ella fue una de las que más lo empujaron a aceptar la propuesta que le hizo el entonces entrenador de Vélez Gabriel Heinze.

“Cuando falleció mi abuela –recordó Centurión en una entrevista reciente con TyC Sports en tiempos de cuarentena- Vélez jugaba contra Unión en Santa Fe. Yo agarré la camioneta y me fui con mi novia estando mal. Ella me dijo que me iba a hacer bien y que me iba a distraer. Cargamos el mate, nos fuimos, estuvimos con el plantel y eso me hizo bien. Ahora, si quiero ir a la casa de un compañero y no tengo permiso, es como ser un delincuente. Por la pandemia tenés que estar en tu casa y tratar de moverte lo menos posible, pero yo ya no lo aguanto más. Quiero moverme, quiero entrenarme”. Sin embargo, aclaró: “Yo miro la tele, no soy boludo, y sé lo que está pasando. Sabemos que corremos riesgo”.

Centurión prefirió destacar el trato que recibió en estos últimos meses por parte de Mauricio Pellegrino, quien reemplazó a Heinze, el anterior DT que apostó por él. “Me llamó por teléfono y me expresó su intención de retenerme en el equipo, se puso a mi disposición. Me dijo que le hablaron muy bien de mí, de cómo me he portado y como he trabajado. Me preguntó cómo estaba y hablamos también de cosas personales. Sin conocerlo mucho, me parece que es muy buena persona”, y completó sosteniendo que “si se termina lo de Vélez, es una lástima porque he disfrutado mucho acá, el grupo es maravilloso y la pasamos muy bien” y destacó el anterior trabajo de Heinze.

Adrián Ricardo Centurión nació el 19 de enero de 1993 en Villa Luján, Avellaneda. Y tuvo mejor suerte que su compadre Brian Risso Patrón, condenado en 2012 a 11 años de prisión por un homicidio. “Mi sueño es jugar la Copa Libertadores con Racing”, afirmaba al empezar a destacarse, aunque con el tiempo, llegó a estar en la órbita del Real Madrid, pero no pudo evitar estar rodeado de escándalos que minaron siempre sus grandes condiciones para convertirse en un crack.

Centurión acaba de empujar al técnico de Racing, Coudet, en el partido frente a River en marzo de 2019. Eso precipitó su ciclo en Avellaneda. (FotoBaires)
Centurión acaba de empujar al técnico de Racing, Coudet, en el partido frente a River en marzo de 2019. Eso precipitó su ciclo en Avellaneda. (FotoBaires)

Su debut en la Primera de Racing ocurrió el 7 de mayo de 2012, con apenas 19 años, en un 4-2 ante Atlético Rafaela en el torneo Clausura, con Luis Zubeldía, actualmente en Lanús, como DT. Jugaba en la Reserva y entró directamente como titular y así se mantuvo en el Torneo Inicial. Ya en la segunda fecha que jugó, marcó su primer gol ante Argentinos Juniors (2-0 en La Paternal) pero se ganó el cariño de los hinchas con su gran actuación ante Independiente, cuando asistió en un gol a José Sand y Racing ganó el Clásico. Fue en este campeonato que se puso de moda su bailecito en los festejos de los goles, conocidos como “El Baile del Wachiturro”, en referencia a la banda argentina de cumbia.

Esto lo catapultó a la selección argentina sub-20 de Marcelo Trobbiani, que buscaba clasificarse al Mundial de la categoría en Mendoza, pero quedó en el camino en la primera fase y una malformación genética que le detectaron en el tobillo, en la revisación médica, le impidió su pase al Anzhi, del fútbol ruso.

Volvió a las canchas en el Torneo Final 2013 y en agosto, en el mercado de verano, lo transfirieron al Genoa pero su paso fue testimonial porque casi no jugó, por lo que rescindió su contrato y regresó a la Argentina a mediados de 2014 para jugar en Racing, ahora con Diego Cocca como DT, y terminó siendo clave en el título del Torneo Transición, y se recuerda especialmente una asistencia a Diego Milito en el Clásico de Avellaneda por la quinta fecha, y sus decisivos goles ante Lanús, Vélez y Godoy Cruz.

Sus actuaciones motivaron el interés del San Pablo de Brasil, que apuntaba todos sus cañones a ganar la Copa Libertadores de 2015. “Es muy difícil retener a un jugador que va a un club de primer nivel y que ganaría mucho más que acá”, reconoció el presidente de Racing, Víctor Blanco. Los paulistas pagaron 4.200.000 dólares por el 70 por ciento del pase. Allí coincidió con un arquero de la talla de Rogerio Ceni y otras estrellas, pero fueron eliminados por el Cruzeiro en los octavos de final, y su gol en el partido de ida, no alcanzó, ni tampoco algunos goles importantes en la siguiente Copa de 2016, cuando los Tricolores fueron eliminados en semifinales por el Atlético Nacional de Medellín, cuando el DT de los brasileños era el “Patón” Edgardo Bauza.

Una vez terminada su participación en el torneo sudamericano, a mediados de 2016, pasó a Boca a préstamo y con una opción de 6 millones de dólares, para sumarse a una gran delantera con Cristian Pavón y Darío Benedetto. El entrenador era Guillermo Barros Schelotto. Menos de tres meses más tarde de su llegada, chocó con su BMW a otros tres coches en Alsina y Puente Agüero, en Avellaneda, en una zona conocida como “Los Siete Puentes”. Fue el 5 de septiembre, cuando Boca regresaba de jugar un amistoso ante Libertad de Paraguay en Chaco. Los testigos sostuvieron que tras el accidente, Centurión huyó del lugar y quedó imputado por la Justicia por “lesiones múltiples”.

Llegó a Boca en 2016 y llamó la atención en la cancha, pero tres meses más tarde de su llegada, chocó con su BMW a otros tres coches en Alsina y Puente Agüero, en Avellaneda. Centurión huyó del lugar.
Llegó a Boca en 2016 y llamó la atención en la cancha, pero tres meses más tarde de su llegada, chocó con su BMW a otros tres coches en Alsina y Puente Agüero, en Avellaneda. Centurión huyó del lugar.

Sin embargo, dentro de la cancha todo era distinto y venía destacándose en Boca cuando el 20 de noviembre, por la décima fecha, sufrió su primera expulsión ante Rosario central por una falta al colombiano Teófilo Gutiérrez. Volvió justo en el Superclásico ante River en el Monumental, que Boca ganó 4-2, y fue el autor de un bonito gol de emboquillada, el cuarto de los xeneizes, en una tarde con doblete de Carlos Tévez. Cuando éste emigró a China, heredó el número diez en su camiseta.

Boca se encaminaba hacia un nuevo título en el torneo anual 2016/17 pero en febrero, justo antes del Superclásico de verano, Centurión se vio involucrado en un nuevo escándalo, cuando se viralizó un video en el hotel Costa Galana de Mar del Plata –tomado por sus cámaras de seguridad-, donde el equipo estaba concentrado, en el que pudo observarse un fuerte cruce con varios jugadores en los pasillos. Horas antes, se habían peleado Juan Manuel Insaurralde y Santiago Silva en un entrenamiento. En la imagen, de 40 segundos de duración, se pudo observar cómo Centurión era contenido con dificultad por sus compañeros Santiago Vergini, Pablo Pérez y Benedetto.

En el primer semestre de 2017 era tan alto su nivel que ya se hablaba de la compra definitiva de su pase por Boca, pero se lesionó en un entrenamiento, estuvo mucho tiempo sin jugar, pero volvió y se terminó coronando campeón del torneo anual 2016/17. Las dudas pasaban por su vida problemática y sus constantes lesiones, como un desgarro sufrido a los 15 minutos del Superclásico del 14 de mayo en la Bombonera. Por ese tiempo, tuvo una denuncia por violencia de género por parte de su novia, Melisa Tozzi, en la Comisaría de la Mujer en Quilmes, por presuntas agresiones y amenazas. “Me astilló tres dientes y me ahorcó”, denunció la joven.

“No hay otra opción. Si no sigo en Boca, me retiro. Hago mi partido despedida”, amenazó entonces Centurión, quien para la misma época mantuvo un contrapunto con Diego Maradona en las redes sociales por una relación que habría tenido con Rocío Oliva, ex pareja del “Diez” cuando estuvo alejada de éste.

Pero pese a sus deseos de continuar, Boca decidió no comprar su pase cuando en julio se viralizó una imagen suya portando una escopeta recortada de alto calibre –ya en Racing mostró una foto con un revólver en la mano- y luego se filtraron fotos suyas desnudo, con algunos chats subidos de tono en la redes sociales, en plena negociación con Boca por la renovación de su contrato. Y por si fuera poco, tuvo una pelea en el boliche “Capítulo Uno” de Lanús en una madrugada.

Si primero el presidente de Boca, Daniel Angelici, se manifestaba en contra de la continuidad por su conducta extra futbolística, lo fueron convenciendo algunos cambios de actitud del jugador, prometiendo un mejor comportamiento, y cuando por fin aceptó renovarle, cuando Boca igualó la oferta del Genoa y le ofreció al San Pablo comprarle el 70 por ciento del pase, y a Racing el otro 30 por ciento, el incidente de Lanús tiró todo por la borda. Tanto el DT Barros Schelotto como Angelici resolvieron su alejamiento.

“Como cualquier fanático de Boca, me acerqué para pedirle una foto y me dijo que no de mala manera, que no lo molestara. Me di cuenta de que estaba re-puesto. Me acerqué para pedirle disculpas, pero se metió una persona que estaba con él y de forma muy violenta empezó a gritarme e insultarme y me propinó un golpe de puño. Se armó revuelo, vinieron los patovicas y nos separaron”, relató Fabián, la persona que tuvo el altercado, en declaraciones a “Crónica TV” y agregó que Centurión y su amigo “me dijeron que afuera me iban a matar, que me iban a agarrar a los tiros. Me hacían gestos con las manos como que me iban a dar un tiro en la pierna” y afirmó que el futbolista “estaba drogado o borracho, raro, muy sacado y muy violento”. Centurión fue retirado del lugar con un patrullero, con el rostro tapado.

Ricardo Centurión y el primer escándalo como futbolista profesional, mostrando un arma en la foto que se viralizó.
Ricardo Centurión y el primer escándalo como futbolista profesional, mostrando un arma en la foto que se viralizó.

Enterado de la decisión de Angelici de no firmar el contrato, explotó en su cuenta de Twiter: “Ya está, mostro, entendí. No hace falta recalcarlo todas las semanas. Humo”. Si bien el delantero luego borró este mensaje, volvió sobre el tema meses después. “No quiero escuchar más al líder. Decir que dejé todo en la cancha y afuera ‘bla bla’. Parece que hay uno que tiene la conciencia sucia y me menciona seguido, pero Boca es más grande que todos. Agradezco eternamente a Guillermo. Él me conoce bien, el único”.

“En Boca fui muy feliz, pero fuera de la cancha estaba lleno de problemas” pero admitió que “juegue en Boca, Platense o Argentinos Juniors, hay cosas que no tengo que hacer más. No lo tendría que hacer más por mí y por mi familia. La fama que tengo por mi apellido y por las cagadas que me mandé, siempre se van a magnificar”.

A los cuatro días, viajó a Italia para firmar por cuatro años con el Genoa, que pagó 3,5 millones de dólares y se despidió de los hinchas por Instagram: “Bueno, no sé por dónde empezar. Sólo quiero agradecerles por este hermoso tiempo vivido junto a ustedes y que lo que siento por estos colores no se va a terminar nunca. Me llevo los mejores recuerdos, una familia hermosa que construimos todos. Ojalá algún día nos volvamos a encontrar”.

Sin embargo, a los seis meses, a principios de enero de 2018, volvió a Racing por 4 millones de euros por el 70 por ciento del pase (el otro 30% ya era de Racing) y anduvo muy bien, marcó muchos goles pero en marzo de 2018 se negó a un control de alcoholemia y aparentemente quiso sobornar al agente que lo detuvo y que portaba un video que tomó el accidente. El coche quedó secuestrado.

El comienzo del torneo fue extraño para Centurión. Se ausentó en la primera fecha ante Atlético Tucumán y se encendieron todas las alarmas y si bien se comunicó que tuvo problemas físicos, el propio presidente Blanco salió a desmentirlo y a explicar el faltazo: “Tomó demasiado y no fue al entrenamiento del sábado como debía. Tiene que tomar conciencia y cuidar su imagen. Tiene obligaciones que cumplir. Las adicciones son adicciones y hay que ser responsable. Si tomás o te acostás tarde, al otro día no rendís. Centurión cometió un error. Pasará a la parte de legales para ver la sanción que le corresponde. Él es jugador de Racing todo el día y toda la noche”.

“Tenemos un presidente que se sienta a tomar mate y a charlar con nosotros. Se hace querer, Blanco”, escribió Centurión, tratando de bajar el perfil y seguramente tratando de establecer una comparación con Angelici. Pero no tardó en aparecer un nuevo escándalo, en la mañana del 19 de marzo, cuando durante su día libre luego de la goleada de 5-0 a Patronato, fue interceptado en su auto por la Policía de Lanús, luego de pasar algunos semáforos en rojo, y se negó a realizarse el control de alcoholemia, por lo que el coche fue secuestrado.

Racing tuvo que jugar ante River por los octavos de final de la Copa Libertadores y Centurión fue expulsado en el partido de vuelta en el Monumental, que los de Marcelo Gallardo liquidaron con un claro 3-0, cuando el delantero explotó ante su rival Enzo Pérez, que le hizo un gesto cuando estaba por ser reemplazado y la respuesta fue mostrarle cuatro dedos de la mano, el recuerdo del 4-2 en ese mismo estadio con la camiseta de Boca en 2016.

Para 2019, Racing iba camino al título con otro muy buen rendimiento de Centurión, pero una vez más, se vio involucrado en un escándalo cuando el 15 de marzo, en un partido de futsal entre Club Social y Deportivo Belgrano, en Sarandí, hizo un taco de espaldas al arquero rival, que reaccionó mal, le pegó una patada. Centurión le devolvió puñetazos, en una gresca en la que terminaron interviniendo la mayoría de los jugadores.

Marzo fue un mes de furia para Centurión, porque apenas dos semanas más tarde, el 31, fue separado del plantel por el entrenador Eduardo “Chacho” Coudet a quien empujó cuando le dio la orden de entrar como suplente ante River, para reemplazar a Renzo Saravia en otra derrota de La Academia en el Monumental por 2-0, cuando fue silbado por todo el estadio, que le recordaba su paso por Boca. “Me quiso incluir para que me insultara toda la cancha”, adujo Centurión, que fue derivado a la Reserva, algo consensuado entre el DT, el presidente Blanco y el manager Diego Milito.

Racing fue campeón del torneo 2018/19 pero Centurión no jugaba y declaró en los medios que no se sentía campeón. Pocos días después, hizo duras declaraciones contra sus compañeros en el programa “90 minutos de fútbol” por Fox Sports y responsabilizó al presidente Blanco por dejarlo solo, a Milito por enviarlo a la Reserva, y a Coudet por no tenerlo en cuenta “aunque tiene mi número de teléfono celular”. Entonces, la dirigencia de Racing optó por transferirlo al finalizar ese torneo, porque sus declaraciones no cayeron bien. Cuando se produjo la ceremonia de premiación de los jugadores y Leandro “Chino” Leunis (director de la organización) dijo su nombre por los parlantes, fue recibido por una fuerte silbatina del estadio.

“Hay algo en mi cabeza que no me debe funcionar bien para reaccionar así. Siempre decimos que tengo que mejorar, que aprender. La gente que confía en mí y dice ‘pucha, otra vez se equivoca’. Esta vez fue la gota que rebalsó el vaso y se tomaron medidas, mal o bien”, reconoció entonces Centurión, quien intentó por todos los medios poder dialogar con Coudet para intentar revertir la situación, pero ya no era posible.

Emigró entonces a México, al San Luis Potosí, pedido por el DT Alfonso Sosa para el Apertura 2019, pero al poco tiempo se vio envuelto en otra polémica y él mismo provocó el despido del entrenador: . El 19 de octubre de 2019, una noche antes del partido ante el Querétaro, fue visto en estado de ebriedad junto a siete mujeres y un jugador del equipo sub-20 en un centro nocturno de una zona exclusiva de la ciudad, y fue separado del plantel. En cuanto al juego, su participación no tuvo gran incidencia en el torneo

En enero de 2020, aunque se hablaba de su vuelta a Boca o a Racing, Gabriel Heinze lo pidió para Vélez y dijo que él podía manejarlo. Fue a préstamo por seis meses, sin opción. “Todo lo extremo lo sabemos. Yo me voy a hacer responsable…estoy con muchas ganas de poder ayudarlo”, manifestó el DT.

Para ese entonces, en pleno receso por cuarentena, se llegó a hablar de un posible regreso a Boca o a Racing. “Cuando murió mi novia, Coudet me escribió. Nos debemos una charla los dos. Yo tengo cosas para decirle, pero bien, como gente grande y adulta, mirándonos a los ojos. Me dolió en ese momento pero por las vueltas de la vida tal vez tenga que regresar y vamos a tener que charlar. El 80% de los hinchas de Racing quieren que vuelva”, indicó.

Por otro lado, se entusiasmaba con la idea de volver a vestir la camiseta azul y oro. “Boca siempre me tira un poco más”, sostuvo, especialmente motivado por la llegada al club como dirigente de Juan Román Riquelme, a quien Ricky conoce personalmente y lo tiene como contacto en su whatsapp y le mira sus “Estados”, aunque aclaró que su vínculo con Carlos Tévez no es el mismo que cuando eran compañeros. “No hablamos desde que me fui de Boca. No somos amigos. Fuimos compañeros. De mi parte, la mejor con él”.

Pero terminó en Vélez, donde hizo dos goles en ocho partidos, parecía reencauzarse pero la pandemia paró todo en marzo. Vélez inició tratativas con Racing hasta que en julio, en pleno receso, compró el 40% de su pase en 2,5 millones de dólares con la idea de adquirir un 10% más de la ficha en 2021.

Con un total de 37 goles en 231 partidos en su carrera, Centurión estuvo cerca de jugar en la selección argentina y tal vez con alguna chance de ir al Mundial de Rusia 2018 y hasta llegó a ir especialmente al predio de Ezeiza para charlar con el entonces DT Jorge Sampaoli. “Estuve muy cerca de jugar el Mundial y después fue una desilusión. Uno se pregunta por qué y las respuestas no van a estar”, se lamentó.

“En algún momento, la prensa se ensañó mucho conmigo –se quejó en otra entrevista-. Ponías “Cartoon Network y estaba yo”.

SEGUÍ LEYENDO:

La razón por la que los jugadores de Vélez no fueron citados para jugar ante Patronato luego de quedar involucrados en una causa de abuso sexual

Los jugadores de Vélez implicados en la denuncia de abuso sexual fueron desafectados del partido ante Patronato

Vélez cuenta con un protocolo de “violencia de género”: el antecedente contra un futbolista del plantel