La selección argentina firmó un debut auspicioso ante Sudáfrica en el Mundial Sub 20 que se disputa en Polonia. El elenco que dirige Fernando "Bocha" Batista selló una contundente goleada por 5-2 y sembró la ilusión de cara a sus próximos encuentros.

A pesar de lo abultado del resultado, el trámite no fue fácil. Todo se definió en la segunda parte, con dos intervenciones claves del VAR y una conquista espectacular de Ezequiel Barco. Esas fueron las acciones que cambiaron definitivamente el rumbo del encuentro.

El partido estaba empatado 1-1 y a la Argentina le costaba terminar con éxito sus jugadas de ataque. En una de esas acciones, sobre los 12 minutos del complemento, Pedro de la Vega mandó un centro atrás desde la derecha y Cristian Ferreira fue en busca de la pelota, pero Gimevore Khupe lo marcó abajo. El futbolista de River cayó y reclamó penal, pero el árbitro eslovaco Iván Kruzliak dejó seguir el juego. Tras algunos minutos de deliberación -y como el juego estaba parado por un cambio en la Argentina, el juez decidió revisar la jugada con la ayuda de la tecnología. Finalmente, dio el penal. Desde los doce pasos, con un potente disparo, Ezequiel Barco dispuso el 2-1.

El VAR volvió a tener protagonismo en el desarrollo del encuentro dos minutos más tarde: Facundo Medina cubrió una pelota en la línea de fondo y Keenan Phillips, que fue a peleársela, le pegó una patada en el estómago. El árbitro vio la falta y sancionó al jugador sudafricano con una tarjeta amarilla, pero el posterior chequeo con las imágenes de la TV le hizo cambiar su decisión: anuló la amonestación y, en su lugar, expulsó al autor del primer gol del elenco africano.

Con la ventaja (en el marcador y en cantidad de hombres en el campo) en su poder, el equipo "Albiceleste" jugó algo más relajado y suelto. Fue así como el ex Independiente volvió a mandar la pelota a la red, pero esta vez con una definición estupenda.

Julián Álvarez asistió a Barco de manera fenomenal y el jugador del Atlanta United se despachó con una ejecución de volea al segundo palo del arquero, que -a pesar de la estirada- nada pudo hacer evitar la caída de su valla. Fue el 3-1 para un conjunto argentino que en ese tramo del encuentro se floreaba en ataque.

Luego de esas acciones, se sucedieron las emociones y las conquistas. Finalmente, la Argentina se impuso por 5-2 y selló un triunfo vital no solo para comenzar el torneo con el pie derecho, sino para acomodarse en el Grupo F en busca de la clasificación a la segunda fase. El próximo partido será ante Portugal, el martes a las 13 horas.

SEGUÍ LEYENDO: