La salida de Lucas Alario de River provocó un incendio y disgusto en el seno interno del club. En ese momento, el equipo no podía ser reforzado porque el mercado estaba cerrado y el delantero era una pieza importante del equipo conducido por Marcelo Gallardo. El santafesino entendió que era hora de partir y dijo adiós. Hoy cuenta las sensaciones que siente al ver al Millonario a la distancia.

"Extraño el día a día en River. Tengo amigos, la he pasado muy bien. Eso es lo que más extraño, el compartir, la amistad, el buen grupo que se había formado", reveló Alario, quien de todas formas aclara que también hoy disfruta de la Bundesliga y la Europa League.

El atacante de 26 años aseguró no estar arrepentido de haberse marchado de la institución de Núñez, aunque confesó que "cuando River volvió a salir campeón de la Libertadores pensé 'por qué no me quedé'". En ese momento, el hoy futbolista del Bayer Leverkusen siguió el consejo de Marcelo Gallardo: "Me dijo que hiciera lo que salga de mi corazón".

En diálogo con Radio Mitre, sólo emitió palabras de gratitud para con el Muñeco: "Lo pongo entre los mejores entrenadores del mundo porque me dio la oportunidad de ir a River y siempre le estaré agradecido. Me gustaría que me volviera a dirigir, sería un placer porque he aprendido muchísimo con él".

Alario habló de todo: Gallardo, su posible vuelta a River y el supuesto cortocircuito con Driussi (Télam)
Alario habló de todo: Gallardo, su posible vuelta a River y el supuesto cortocircuito con Driussi (Télam)

Más tarde lo consultaron por su posible retorno al Millonario y, al margen de subrayar que tiene pensado continuar un tiempo más en Europa, manifestó: "No puedo decir si volveré, esto es fútbol, la vida es muy cambiante y pueden pasar muchas cosas. Ojalá pueda volver en un futuro pero depende de muchas cosas". En tanto, admitió que la relación con Rodolfo D'Onofrio no terminó de la mejor manera tras su partida: "De mi parte, la mejor, tanto con el presidente como los directivos. No tengo nada para reprocharles".

Alario sueña con volver a tener una chance en la selección argentina pero también fue autocrítico con su actualidad: "En Alemania no mantuve el nivel que tenía en River. Esta es una liga muy competitiva, totalmente diferente, con otra cultura y calidez humana. Me queda seguir trabajando, entrenando y mejorar".

Por último, negó haber tenido un cruce con Sebastián Driussi: "Me pareció raro que el Gordo hubiera dicho lo que dijeron que declaró porque nunca tuvimos ningún problema serio o grave como para no hablarnos. No éramos íntimos amigos pero nos llevábamos bien adentro y afuera de la cancha. Sé que fue totalmente falso lo que se decía". Y concluyó: "Teníamos una química muy importante dentro de la cancha, podría decir que fue mi mejor socio".

SEGUÍ LEYENDO