Así abandonó el "apache" el campo de juego

A los 19 minutos del segundo tiempo se terminó el partido para Carlos Tevez. Darío Benedetto aguardaba junto a la línea de cal para reemplazarlo: con el encuentro 1-1, Gustavo Alfaro apostaba al doble 9. ¿Distraído? ¿Tragando saliva? El Apache se encaminó al lateral opuesto al de los bancos. Le avisaron que era él el reemplazado. Su rostro, contrariado, quedó en evidencia. Se quedó unos segundos parado, se quitó lentamente la cinta de capitán y… tal vez advertido de que los ojos de la Bombonera seguían su lenguaje gestual, modificó su actitud. Saludó con efusividad a Mauro Zárate y se abrazó con Benedetto, antes de abandonar el campo de juego…

La reacción de Carlitos al dejar la cancha en la derrota de Boca ante Atlético Tucumán por 2 a 1 es un óleo del presente del delantero. Al que Gustavo Alfaro, a su arribo, eligió como capitán y bandera del resurgimiento del equipo tras el golpe que recibió en la final de la Copa Libertadores contra River. Pero que con el correr de los partidos, a partir del rendimiento del propio Tevez, la situación fue mutando.

El ex Juventus, Manchester United y City jugó todos los partidos de la flamante gestión de Lechuga, pero solo completó los 90 minutos en uno: el amistoso frente a Unión que sirvió como presentación del entrenador (derrota 2-0). Luego, fue titular contra Newell's, Godoy Cruz y ante Atlético. Ingresó contra Aldosivi (juego de prueba), Belgrano y Lanús. La estadística marca que todavía no convirtió goles. Y tampoco ha logrado ser decisivo desde su desequilibrio.

Las principales acciones de Tevez en el partido

En favor del Apache, de 35 años, jugó un buen primer tiempo. Detrás de los mediocampistas centrales del conjunto tucumano, se movió con libertad y logró interesantes encuentros con el colombiano Villa, inquieto por el sector derecho. Generó algunas faltas y remató un tiro libre por encima del travesaño.

En la segunda parte, paulatinamente, el Decano se refugió más en su área, con ocho o nueve hombres detrás de la línea de la pelota. Y allí le costó tomar contacto con el balón. Lo concreto es que todavía no logró rendir en el nivel que Boca lo necesita. Y Mauro Zárate, a quien señaló como la "herramienta" que utilizó Guillermo Barros Schelotto para irlo corriendo del equipo, aportó asistencias y goles.

¿Por qué fue reemplazado? "Nos faltaba en ese momento presencia dentro del área, además Benedetto tiene características de tirarse atrás. Le pedí desbordar en los dos costados, era ponerle un hombre más en la zona de definición", explicó Alfaro en la conferencia de prensa.

¿Volverá a aparecer en el 11 titular contra Defensa y Justicia en Florencio Varela? ¿O deberá acostumbrarse a volver a ser una pieza de recambio, como sucedió en la última etapa de la era del Mellizo?

SEGUÍ LEYENDO: