(Prensa Boca)
(Prensa Boca)

Agustín Rossi no atraviesa su mejor momento. A pesar de contar con las estrellas que sumó en el bicampeonato xeneize, el arquero nunca logró adaptarse en la Bombonera y la llegada de Esteban Andrada y Marcos Díaz lo dejó con un pie afuera del plantel.

Si bien la dirigencia le propuso la renovación para que se sume a otro equipo a préstamo y vuelva al club de la ribera en el futuro, el hombre con pasado en Chacarita había acordado su llegada al Minnesota United Football Club de la Major League Soccer.

Sin embargo, una agrupación llamada Wonderwall emitió un comunicado en repudio al jugador por las denuncias que tuvo en 2007, sobre violencia de género.

"Wonderwall es sinónimo de un entorno inclusivo y dinámico para que los fanáticos apoyen a Minnesota United FC. Nos apasiona nuestro apoyo al club que amamos y las comunidades en las que operamos. Recientemente, MNUFC se ha relacionado con Agustín Rossi, a quien una ex novia le impuso acusaciones de violencia doméstica. Instamos a MNUFC a que reconsidere esta posible transferencia, ya que este comportamiento es inaceptable y no es bienvenido en nuestra comunidad", dice el documento publicado por la organización de los simpatizantes.

El caso se remonta a 2007, cuando Agustín Rossi se sumó a Boca. En aquellos días su ex pareja, Barbi Segovia, publicó varias fotos en Facebook en donde se mostró con varias lesiones que fueron causadas presuntamente por el futbolista. Además, expuso varias conversaciones por WhatsApp en las que recibió amenazas de su ex novio.

Con la propuesta caída, Rossi espera nuevas ofertas en la MLS, ya que su futuro está lejos de Boca y la competición de Estados Unidos sería lo más atractivo para él desde el punto de vista económico y deportivo.

Seguí leyendo