Paulina, Isabella y Gregorio son tres niños de Entre Ríos que tenían un sueño: conocer a su ídolo Juan Martín del Potro. Aprovechando las vacaciones, les pidieron a sus tíos que los llevaran a Tandil para rastrearlo y llevarse algún recuerdo junto al tenista.

Fueron al hotel de la ciudad donde el actual 5 del mundo habitualmente se entrena. No lo encontraron. También probaron suerte en el Club Independiente de Tandil, pero nada. La "Torre" no se encontraba durante esa semana en su lugar predilecto del mundo. Decidieron grabarle un video.

"Venimos de Entre Ríos a Tandil para conocer pero no lo pudimos encontrar. Nosotros somos muy fan tuyos, siempre miramos tus partidos y alentamos. Te dejamos una carta en tu casa y esperamos que la puedas leer", cuentan en la grabación los tres pequeños oriundos de General Galarza, un municipio ubicado a 200 kilómetros de Paraná.

Las imágenes llegaron a las manos del deportista de 30 años, quien decidió responderles y hacerles una promesa: "Me enteré que estuvieron por Tandil y que tenían muchas ganas de conocerme, pero no nos pudimos encontrar. Les quería decir que no estén tristes, que próximamente podemos armar un encuentro en Buenos Aires o Tandil, pueden venir a un entrenamiento conmigo, tomar un licuado y jugar un ratito también. Les mando un beso muy grande y ojalá nos veamos pronto".

Seguí leyendo: