Maximiliano Mazzaro, el barra de Boca que fue deportado de España, regresó a la Argentina luego de estar casi 20 horas demorado en el aeropuerto de Barajas.

Al llegar al aeropuerto internacional de Ezeiza, el reconocido simpatizante de Boca responsabilizó a Daniel Angelici por la decisión adoptada por las autoridades madrileñas y aclaró que había viajado al Viejo Continente para pasar la Navidad. "No iba a ver el partido", declaró.

"Esto es algo en mi contra y de mi familia, el pasado no me suelta", inició su relato ante los medios, mientras intentaba salir del hall del aeropuerto. El barra del elenco xeneize sostuvo que estuvo 20 horas demorado por la policía española.

Al ser consultado sobre su disputa de poder con Rafael Di Zeo, sostuvo que no está peleado con nadie y que no contaba con entradas para ir al estadio del Real Madrid para ver la vuelta de la Superfinal de la Copa Libertadores ante River. "Yo me iba de vacaciones a Barcelona para pasarla con mi familia", esbozó. Y luego, agregó: "Tengo un hijo de 3 años en España, sabés cómo estoy. Ahora tengo que organizar cuándo vuelven".

Mazzaro responsabilizó al presidente del Xeneize por lo sucedido, al afirmar: "A mí hace rato me tiene de hijo Daniel Angelici". Por otra parte, expresó: "No tengo relación con nadie de la Barra, no vuelvo más a ese ambiente".

"No me deportaron; me devolvieron, que es otra cosa. Yo soy hincha de Boca nada más. Hace cinco años que no voy a la cancha", concluyó, mientras pedía que le liberen el paso para poder retirarse del lugar.

Aunque habrá aproximadamente 100 barras de Boca en la Tribuna Sur del Santiago Bernabéu, faltarán varias de las "caras conocidas", ya que en Buenos Aires se quedaron Rafael Di Zeo, Mauro Martín; y sus laderos, Fabián Topadora Kruger, Mariano Manija Mantarro, Cristian Mochila Roblero, Ariel Pinazzi, Eduardo Hulk Aballay, Luis El Loco Arrieta, Carlos De Virreyes Santa Cruz y Fernando Di Zeo.

SEGUÍ LEYENDO: