La infracción de Gigliotti: estaba amonestado, por lo que le correspondía recibir la tarjeta roja

Darío Herrera protagonizó un arbitraje polémico en Avellaneda: cometió varios errores que tuvieron incidencia directa en el resultado. Tres de ellos sobresalieron: hubo un penal de Lisandro Magallán a Silvio Romero, Emmanuel Gigliotti debió haber sido expulsado y el juez anuló erróneamente el tanto de Maxi Meza. Bonus track: la roja a Lisandro Magallán resultó exagerada.

Minuto 35 del primer tiempo: Gigliotti le aplicó una patada de tarjeta a Julio Buffarini, ya estando amonestado. Herrera sancionó la falta pero no se animó a castigar como correspondía.

Minuto 39, también de la etapa inicial: Silvio Romero desbordó por derecha y, pisando el área, intentó enganchar hacia adentro, cuando se encontró con la pierna de Magallán. Si bien el ex Instituto buscó subrayar la infracción exagerando la caída, hubo falta. Herrera la omitió.

El penal a Silvio Romero que Herrera no observó

Minuto 19 de la parte complementaria: pelota aérea en el área de Boca, Maximiliano Meza saltó de espaldas y no provocó una carga sobre Andrada. El balón impactó en él, el arquero no rechazó y la acción terminó en gol. Para Herrera hubo falta. Su determinación generó protestas airadas por parte de los futbolistas del local. El partido ya no estaba en sus manos.

La pelota da en Meza, de espaldas. No hay falta a Andrada. Debió ser gol

Se le puede agregar otro error a la autoridad del encuentro: a los 19 minutos del segundo tiempo expulsó a Magallán por doble amarilla. En la primera, no hubo dudas: se trató de un empujón común, que no ameritaba tarjeta.

SEGUÍ LEYENDO: