El titular de la FIFA Gianni Infantino en diálogo con Infobae (Foto: Lihueel Althabe)
El titular de la FIFA Gianni Infantino en diálogo con Infobae (Foto: Lihueel Althabe)

Dos docenas de pelotas de fútbol y otras tantas camisetas alcanzaron para que en el mediodía del sábado el G20 se rindiera ante la FIFA. Si el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene el estatus de observador permanente ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el organismo que manda en el fútbol cuenta ahora, y gracias a una iniciativa del presidente Mauricio Macri, con una entrada a las reuniones anuales del G20.

"Lo de los líderes del G20 me pareció increíble. Cuando les das una pelota son como nosotros, son todos niños", dijo Gianni Infantino durante su entrevista con Infobae este sábado, antes de partir a Montevideo. El suizo-italiano, pícaro, hizo identificar una pelota y una camiseta con el nombre de cada uno de los jefes de Estado o de gobierno reunidos en Buenos Aires. Así sedujo a todos y se abrió el camino para un discurso potente en el que les dijo que el movimiento económico que genera el fútbol, unos 330.000 millones de dólares al año, hace del deporte más popular del mundo algo equivalente a un país de tamaño medio con aspiraciones a ser miembro del G20.

– Sorprendió la potencia de su discurso ante los presidentes del G20.

– La verdad que fue una sorpresa para mí el entusiasmo de los líderes, y creo que también para ellos escucharme. Cuando eres un líder de un país importante tienes muchos líos. A ellos les gusta el fútbol, saben que existe, muchos de ellos son hinchas, pero no necesariamente saben lo que genera. Para la FIFA ha sido histórico poder estar junto a los 20 líderes máximos líderes del mundo y explicarles qué es el fútbol y qué genera.

Infantino conversando con el presidente ruso Vladimir Putin durante la reunión del G20 este sábado en Buenos Aires (Foto: Sputnik – Reuters).
Infantino conversando con el presidente ruso Vladimir Putin durante la reunión del G20 este sábado en Buenos Aires (Foto: Sputnik – Reuters).

– ¿Cómo se produce la invitación de Mauricio Macri?

– Tuvimos una charla en Davos en enero de este año y hablamos por primera vez de esta posibilidad de que la FIFA participara en el G-20, algo que nunca había sucedido. Al final vimos que estaban todos interesados, ilusionados. Es increíble, cuando les das un balón en las manos, los líderes son como nosotros, son todos niños.

– La FIFA en el G-20, el COI con la ONU…

– No, no hay competición en este sentido, solo es deporte y hay solo un deporte verdaderamente mundial, que es el fútbol. Y después de lo que pasó en la FIFA es muy importante para nosotros que los estados quieran tener una relación directa con nosotros. Eso significa que las cosas ya cambiaron, hemos conseguido cambiar la percepción de la FIFA. El hecho de ser miembro del G-20 es más una broma, pero sabemos que desarrollar el fútbol tiene también un efecto positivo para los países del G-20.

– Sorprendió su claridad al hablar de Qatar. Plantea para 2022 un Mundial de 48 participantes y en varios países. ¿Tiene en mente esos países?

– Síiii…!

– ¿Y me los puede decir?

– Noooo…! (risas)

– ¿Sumaría un país más, dos más, tres más…?

– ¡Los que quieran! Uno dos, tres. Sería lindo. Vamos a ver, es un poco complicado por supuesto, pero en el fútbol nada es imposible. Si hemos tomado ya la decisión de 48 para 2026, si es bueno, ¿por qué esperar hasta entonces? Conocemos, claro está, la situación en la región. Si no es posible organizaremos un Mundial de 32 que será fantástico. Y si es posible habremos conseguido adelantar una decisión que el mundo quiere. Y habremos logrado acercar a países para que vuelvan a hablar un poco más entre ellos.

Gianni Infantino junto al presidente Mauricio Macri (de espaldas) y Fernando Marín, en una recepción en el Museo del Bicentenario este jueves.
Gianni Infantino junto al presidente Mauricio Macri (de espaldas) y Fernando Marín, en una recepción en el Museo del Bicentenario este jueves.

Infantino, que tres años atrás comenzó la relación con la Argentina y Macri en un clima de cierta tensión y desconfianza, tiene hoy un muy buen ida y vuelta con el presidente y con el jefe de la candidatura para el Mundial 2030, Fernando Marín, con el que voló a Uruguay en un avión privado desde el aeródromo de San Fernando tras visitar la Argentina. El otro argentino con el que tiene gran cercanía es Diego Maradona: "No lo veo desde el Mundial, pero está haciendo las cosas muy bien en el fútbol mexicano".

 

Seguí leyendo