(@Argentina)
(@Argentina)

1. La negativa de la elite. Los tres técnicos que ganarían cualquier encuesta popular no quieren asumir. Hoy, Diego Simeone, Marcelo Gallardo y Mauricio Pochettino prefieren ser más entrenadores que seleccionadores. Disfrutan más el día a día, el trabajo de campo constante y el objetivo corto. Otro candidato era Gerardo Martino, pero desde los Estados Unidos ve que las cosas en la Asociación del Fútbol Argentino han empeorado, no lo llamaron a tiempo, no quiere asumir por descarte y cree que, lamentablemente, en nuestro país la Selección no es prioridad.

Gerardo Martino, que fue elegido entrenador del año en los Estados Unidos, cree que en la Argentina la Selección no es prioridad.
Gerardo Martino, que fue elegido entrenador del año en los Estados Unidos, cree que en la Argentina la Selección no es prioridad.

2. Buena elección de los futbolistas. En esto Scaloni no se ha equivocado, no hay discutidos, los resistidos no fueron citados y los actuales combinan técnica y velocidad. Hay futuro. Con calidad y cantidad de jugadores. La única convocatoria que hizo ruido fue la de Leonel Di Plácido. Pareció más un pedido de Tapia para tapar algún enojo de Nicolás Russo, presidente de Lanús, que un gusto personal.

3. Idea futbolística. En poco tiempo, este joven entrenador les inculcó jugar de una forma determinada. Tuvo un plan, se vio y lo llevó adelante. Sabemos a qué juega Argentina, y esto no es fácil de lograr. En los últimos años no advertimos el plan.

Scaloni, secundado por Walter Samuel y Pablo Aimar, lograron cambiar el humor del vestuario argentino.
Scaloni, secundado por Walter Samuel y Pablo Aimar, lograron cambiar el humor del vestuario argentino.

4. Ascendencia con el plantel. A la gran mayoría los dirigió como ayudante de Sampaoli, los tuvo, los conoce. Sabe de sus virtudes y de sus falencias. Parece cercano, compinche, consejero. Y la diferencia de edad con ellos, al no ser tan amplia, parece ayudarlo.

5. Vivió el Mundial, lo bueno y lo malo. Al ser parte de la escandalosa participación de Argentina en Rusia 2018 sabe que no hay que repetir, que se debe mejorar. Sabe cuáles fueron los problemas, las intimidades, los secretos más guardados y las miserias de un grupo que parece despedirse. No arranca de cero. Tiene información.

Por integrar el equipo de Sampaoli durante Rusia 2018, Scaloni tiene en claro qué errores se cometieron y cómo relacionarse con las figuras históricas y las nuevas.
Por integrar el equipo de Sampaoli durante Rusia 2018, Scaloni tiene en claro qué errores se cometieron y cómo relacionarse con las figuras históricas y las nuevas.

6. Perfil bajo, seriedad y ganas de hacer historia. Es raro ver a un técnico que no dirigió en primera división, sentado en el banco de un seleccionado. Es antinatural. Nadie lo cree. A favor tiene la ambición, las ganas de crecer, el trabajo silencioso, las declaraciones con el tono justo. La AFA sabe que seguramente no será parte de ningún escándalo. Pablo Aimar y Walter Samuel van por el mismo camino. En las últimas décadas elegimos lo contrario y, salvo con Sabella, no llegamos muy lejos. ¿Por qué no probar algo diferente?

7. Resultados y rendimientos. Hasta acá perdió solo un partido, con Brasil, sobre la hora, por un error individual y de manera injusta. El resto, empate con Colombia, y victorias ante Guatemala, Irak y dos veces a México. Tapia lo va a confirmar en el cargo. Quizá convenza a Messi para el amistoso de marzo. Dirigirá la Copa América y, tal vez, se estire un tiempo más. Va a tener que nutrirse de ayudantes, son pocos hombres para tantos desafíos. El proyecto a diez años no se ve. El presidente de la AFA tiene una conducción personalista. No consulta a nadie, se maneja solo. Como si fuese Barracas Central. Quizá en el problema, encuentre la solución.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES