Diego Cagna volvió a pisar la Bombonera y habló del trascendental superclásico que se viene (Jaime Andrés)
Diego Cagna volvió a pisar la Bombonera y habló del trascendental superclásico que se viene (Jaime Andrés)

Junto a Roberto Abbondanzieri, Rolando Schiavi y el mismísimo Guillermo Barros Schelotto, el ex mediocampista xeneize fue quien comandó a un grupo de pibes que se convirtieron en hombres después de eliminar a River en el Monumental. Diego Cagna fue el capitán del conjunto dirigido por Carlos Bianchi que se impuso en la tanda de penales por las semifinales de la Libertadores 2004.

Esa experiencia fue única, pese a que el Xeneize después no pudo quedarse con el título (cayó en la serie definitoria con Once Caldas de Colombia). Igualmente, Cagna hizo un repaso de su vivencia personal y la comparó con la vivencia actual: "A mí me agarró grande, ya tenía experiencia y lo viví tranquilo. Ahora hay que ver a cada uno, quién tiene juventud y quién experiencia. Nervios hay siempre, pero hay que tratar de estar lo más tranquilo posible".

Hace 14 años, tampoco pudieron acudir los hinchas de Boca a Núñez, al igual que sucederá el 24 por la tarde. "No influye que no esté la gente, no creo que eso pueda cambiar algo del partido", fue la respuesta contundente del Flaco, que verá la revancha en la comodidad de su hogar.

Guillermo, Cagna y Cángele celebran la clasificación a la final de la Copa 2004 ante River (FotoBaires)
Guillermo, Cagna y Cángele celebran la clasificación a la final de la Copa 2004 ante River (FotoBaires)

En el marco de un evento publicitario de la institución, el ex jugador que supo ganar cuatro títulos locales y cinco internacionales con la camiseta azul y oro se reencontró con ex compañeros como Aníbal Matellán, Rolando Schiavi y Carlos Tevez. Sobre la posible titularidad del Apache, dijo: "A mí Carlos me gusta, aunque no decido yo si juega o no".

Cagna, convertido en director técnico hace algún tiempo (dirigió a Tigre, Newell's, Estudiantes de La Plata, San Martín de Tucumán, Colo Colo y Atlético Bucaramanga), evitó meterse en el terreno del mellizo: "No sé cómo formaría contra River. ¿Usar de doble 9 a Wanchope Ábila y Benedetto? Podría ser una posibilidad, en la ida rindieron bien. Guille sabe lo que tiene que hacer, confiamos en que lo hará bien".

El entrenador de 48 años hizo una breve reseña de lo que fue el 2-2 que abrió la llave definitoria: "River jugó mejor el primer tiempo y Boca el segundo. Ninguno es candidato ni tiene favoritismos, puede pasar cualquier cosa". Y dejó una frase que hizo ruido: "Si a River le toca perder de local, le va a doler mucho, así que es una presión extra que tiene".

SEGUÍ LEYENDO