(Getty Images)
(Getty Images)

Antonio Mohamed acaba de ser despedido por el Celta de Vigo y ya no es más el director técnico del equipo gallego. La derrota ante el Real Madrid marcó el final del ciclo del entrenador argentino que dirigió 13 partidos en total. La corta excursión del "Turco" por La Liga tiene varias razones, entre las que sobresalen la falta de apoyo hacia su trabajo de parte de la dirigencia que tres meses antes le dio el lugar.

El "Turco" vio venir el desenlace hace tres semanas, cuando su equipo cayó como local 1 a 0 ante el Alavés. En aquella oportunidad esperó a algún dirigente que se acercara para respaldar el proyecto, que declarara en favor de él, pero nada de eso sucedió. Indiferencia y esperar el primer traspié fue la idea de la mesa directiva del Celta que no se animó a echarlo porque al partido siguiente el equipo del argentino goleó 4 a 0 al Eibar. Como muestra de que el ex Huracán ya estaba afuera desde hacía tiempo, a pocos minutos de comunicarle que era cesado en su cargo, la institución española anunció al portugués Miguel Cardoso como nuevo entrenador.

Mohamed fue al fútbol de La Liga en busca de un sueño pero todo terminó en pesadilla. El arranque de la temporada había sido muy bueno con 7 puntos obtenidos en las primeras 3 fechas, el mejor comienzo en la historia del Celta. En esa buena racha el conjunto del Turco derrotó al de su amigo Diego Pablo Simeone, Atlético de Madrid, con un 2 a 0 en Balaídos. Sin embargo ante la primera derrota que fue como visitante ante el Girona y un empate sufrido sobre la hora en casa frente al Valladolid, el clima cambió repentinamente. En una región de la península en donde la lluvia es habitual, los días del "Turco" pasaron a ser tormentosos. Críticas fáciles de la prensa local, cuestionamientos a sus planteos, reclamos de los hinchas y una sensación permanente de tener que rendir examen invadieron a un Mohamed que comenzó a sentirse muy incómodo.

(EFE)
(EFE)

El DT argentino arribó a Vigo tras resignar mucho dinero con respecto a lo que habitualmente percibe en México, todo por la ilusión de tener una gran experiencia en la mejor liga del mundo. Sin embargo todo se truncó rápidamente. El equipo tuvo momentos de buen fútbol como pretendía y esto conformó al entrenador, aunque en ciertos partidos se cometieron errores ingenuos, sobre todo en defensa, que le costaron puntos. La campaña totaliza 3 triunfos, 5 empates y 4 derrotas con 22 goles a favor (el tercer equipo más goleador del campeonato) y 20 en contra (uno de los 3 que más recibió). Más un partido por Copa del Rey igualado 1-1 con la Real Sociedad. El puntaje en La Liga es de 14 unidades, apenas 2 menos que el valorado Betis y la misma cantidad que el Valencia que tiene un presupuesto muy superior al Celta, por eso no deja de sorprender la apresurada decisión del despido. Lo cierto es que lo más le molestó al "Turco" es que nunca respaldaron su proyecto.

Durante el primer mes en La Liga y con los triunfos, Mohamed impactaba en los medios y en las redes sociales por su look de trajes entallados, corbata, pañuelo, chaleco al tono y lentes de sol. Sin embargo y ante la primera caída, la moda quedó tirada a un costado.

Con tristeza y algo de enojo porque ya tenían listo a su reemplazante, el "Turco" transcurre sus últimas horas en Galicia, en donde espera resolver los últimos detalles de la rescisión y partir rápidamente hacia Argentina para reencontrarse con su familia y luego descansar, algo que siente que necesita.

A los pocos minutos de conocerse la noticia de su despido, en México se lo empezó a mencionar como posible entrenador del seleccionado Tri. Su rica historia como jugador y su amplio paso ganador como director técnico, ahora libre, lo ponen como uno de los principales candidatos a dirigir a una nación que lo aprecia y valora.

Seguí leyendo: