Brenda Churín y Delfina VIllar, la dupla argentina en Beach Vóley (@Voley_FeVA)
Brenda Churín y Delfina VIllar, la dupla argentina en Beach Vóley (@Voley_FeVA)

La sonrisa no se les borra de la cara a Susana y a Melania. Tampoco se les borra el maquillaje celeste y blanco que se pusieron una vez más, como en cada partido que la dupla femenina de Beach Vóley juega en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018. Ellas son la mamá y la hermana melliza de Delfina Villar, quien en esta cita deportiva hace pareja dentro de la cancha con su compañera y amiga Brenda Churín.

La familia y los amigos de la jugadora nacida en Carrilobo, Córdoba, se roban todas las miradas en las tribunas del estadio montado en el Parque Verde de Palermo. Gritan y cantan durante todo el partido, usan camisetas de la Argentina, tienen los rostros pintados y flamean banderas nacionales y globos de color celeste con la leyenda "Delfi y Brenda".

(@Voley_FeVA)
(@Voley_FeVA)

El cotillón es algo que no falta en la fiesta que monta la familia de Delfina en cada encuentro. "'La mami' fue cargando cosas y todo lo que se nos ocurría, lo traíamos", contó Melania, una de las líderes de la particular hinchada compuesta por familiares, amigos de las chicas y compañeros de trabajo de los adultos que llegaron desde esa localidad de Río Segundo que tiene menos de dos mil habitantes.

La ceremonia se repite, además, cada vez que juegan los varones.

(@Voley_FeVA)
(@Voley_FeVA)

Delfina y su hermana melliza comenzaron a jugar vóley indoor en su Carrilobo natal. Luego, continuaron en Pozo del Molle y en Villa María. A la primera le ofrecieron una beca para jugar Beach Vóley en La Plata y no dudó en aceptar.

A Brenda Churín la conoció jugando vóley indoor, disciplina que "Delfi" debió dejar por lesiones y la que su hermana melliza sigue practicando.

Precisamente, irse a vivir a La Plata y separarse de su hermana de melliza fue uno de los desafíos más grandes (y duros) para la jugadora. "Las dos son muy sentimentales y muy compañeras, el primer año les costó estar lejos", confesó Susy, la mamá de las chicas.

Delfina Villar, con toda su familia (@delfiivillar)
Delfina Villar, con toda su familia (@delfiivillar)

"Delfi" encontró contención y amor en la casa de la familia Churín, con quienes vive hace ya un año. Estar todo el tiempo con su compañera de equipo significa una apuesta importante, pero las Villar destacaron la amistad y el vínculo profesional que han logrado construir a pesar de su corta edad: "Es admirable. Llevarse bien, convivir, compartir, hacer deporte y estar juntas las 24 horas a veces no es fácil. Pueden discutir o tener un carácter distinto, pero son un equipo".

Desde que la dupla argentina ingresó a la Villa Olímpica, el vínculo con las familias (salvo con el papá de Brenda, Pablo, que es el entrenador del equipo) y los afectos es a través de mensajes y de las redes sociales. "La saludamos antes de los partidos y después. Estamos siempre en contacto y sabemos que está muy bien", destacó la mamá de "Delfi".

Delfi con Susy, su mamá (@delfiivillar)
Delfi con Susy, su mamá (@delfiivillar)

Este sábado, Villar y Churín tuvieron una sólida actuación y vencieron por 2-0 a Polonia para meterse en los octavos de final de la rama femenina del Beach Vóley. Mañana buscarán dar un paso más hacia la medalla, cuando enfrenten a la dupla de España.

"Ellas están fuertes. Son chicas con mucha garra y mucho entusiasmo. Siempre piensan en positivo. Sabemos que los partidos son duros de ahora en adelante, pero la hinchada suma", aseguró Susy, orgullosa, y ya pensando en el espectáculo que montarán con toda la hinchada cordobesa para alentar a las chicas en su próximo encuentro.

(@Voley_FeVA)
(@Voley_FeVA)

SEGUÍ LEYENDO: