River comenzó la Superliga 2018/19 con un empate ante Huracán en Parque Patricios (NA)
River comenzó la Superliga 2018/19 con un empate ante Huracán en Parque Patricios (NA)

La frase se le escuchó a un dirigente de River mientras se iba de uno de los palcos del Tomás Ducó luego del 0 a 0 de anoche ante Huracán. "Si no hubiera ganado Boca, el empate no hubiera estado tan mal. Pero ganaron ellos…". River y Boca siempre juegan un mano a mano aparte dentro de todos los campeonatos y la mirada del dirigente en cuestión apuntaba indudablemente a ello. En River saben que Boca es uno de los principales candidatos al título y además quieren evitar que el clásico rival consiga el primer tricampeonato de su historia, pero esa búsqueda no comenzó de la mejor manera para el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo.

Marcelo Gallardo (NA)
Marcelo Gallardo (NA)

Después de los primeros cuatro partidos oficiales del semestre, la racha de 21 encuentros invicto que ostenta River queda relativizada por su situación tanto en la Libertadores como en la Superliga. En el ámbito internacional, porque el 0 a 0 del último jueves ante Racing, en el choque de ida por los octavos de final, no deja de ser un arma de doble filo más allá de que salió indemne de Avellaneda pese a jugar con un hombre menos durante todo el segundo tiempo por la expulsión de Leonardo Ponzio.

Si se mira la igualdad desde ese lado, River se llevó un buen resultado del Cilindro y hasta el propio Marcelo Gallardo hizo esa lectura del resultado. Pero si se repara en que un gol de Racing en el Monumental podría complicar sobremanera a River, el resultado del primer choque no es de los que dan para un entusiasmo marcado. El 0 a 0 invita a la mesura: después de todo, cualquier empate con goles beneficiaría a Racing en la revancha del miércoles 29 de este mes. Lo positivo para River es que sabe que un triunfo en el Monumental lo depositará en los cuartos de final, instancia en la que esperará al ganador de la serie entre Independiente y Santos, de Brasil.

(Foto Baires)
(Foto Baires)

En la Superliga, River ya quedó obligado a correr desde atrás a Boca, que es uno de los punteros tras ganarle 1 a 0 a Talleres en la Bombonera. El 0 a 0 ante Huracán le dejó a River sensaciones incómodas, un poco porque resignó dos puntos en la primera fecha y Boca lo mira desde arriba, y otro por la floja actuación del equipo, que se desmoronó psicológica y futbolísticamente luego del penal que Gonzalo Martínez pateó por arriba del travesaño a los 16 minutos del primer tiempo. El pésimo estado del campo de juego de Huracán (a propósito, llamó la atención que estuviera tan mal en la primera fecha, cuando el club tuvo más de dos meses para ponerlo en buenas condiciones) no exculpa a River de un rendimiento ajeno al que se espera de un candidato al título.

En tren de no cometer injusticias, está claro que River es un equipo difícil de quebrar, incluso cuando está lejos de su mejor versión, como anoche en Parque Patricios. La última vez que perdió fue el 24 de febrero, ante Vélez por 1 a 0 en Liniers, por la anterior Superliga. Luego de ese encuentro, consiguió 14 victorias y cedió siete empates entre el campeonato local, la Libertadores y la Copa Argentina, en cuyo marco enfrentará a Platense por los octavos de final en septiembre, en fecha y cancha a designar (podría ser la de Lanús).

(EFE)
(EFE)

El camino a recorrer es larguísimo y le queda tiempo de sobra para pisar con firmeza en todos los frentes. Pero la exigencia para River es tal, que incluso una racha tan extensa de partidos sin perder puede terminar siendo algo inocua si en la Libertadores y en la Superliga su situación no es todo lo confortable que esperan sus hinchas.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES