Entretiempo en La Bombonera: Boca ya le ganaba 1-0 a Talleres con gol de Cristian Pavón. Carlos Tevez, de regreso a la titularidad, se retiraba junto a sus compañeros hacia el vestuario. Pegado al alambrado, un pequeño con síndrome de Down saludaba a sus ídolos que iban bajando las escaleras hacia camerinos. Pero el Apache decidió transformarse en protagonista de un momento especial, que captaron las cámaras de la transmisión.

El delantero, de 34 años, se acercó e hizo contacto mano con mano con el niño y le regaló una sonrisa. Una vez que los jugadores terminaron de pasar, los ojos quedaron fijos en la imagen del joven hincha, con una sonrisa encantada por el instante mágico que vivió con Carlitos.

La emoción del joven fanático por haber tomado contacto con el ídolo
La emoción del joven fanático por haber tomado contacto con el ídolo

En el inicio de la segunda parte, Tevez no pudo convertir la oportunidad de la que dispuso: el arquero Guido Herrera, de Talleres, le atajó un penal. Y fue reemplazado a los 21 minutos del la etapa complementaria.

"Tengo que seguir trabajando para agarrar confianza. Hay que estar siempre a disposición y hoy creo que hice un buen partido", dijo post victoria. Más allá de las cuestiones futbolísticas, Tevez se anotó un gol que excede a todas las estadísticas.

SEGUÍ LEYENDO: