Luka, con la indumentaria de la Selección (Foto: @Argentina)
Luka, con la indumentaria de la Selección (Foto: @Argentina)

Verano europeo, exclusiva playa de Ibiza. Dani Alves descansa en la arena cuando, a lo lejos, se sorprende al ver a un pequeño haciendo jueguitos con una pelota de fútbol. Uno, dos 3, 100. 200, 300, 400, 500; llega a la cifra sin ninguna dificultad. En consecuencia, el lateral derecho de eximia pegada se levanta y se acerca a jugar con él.

Los paparazzi advierten la escena y la encuentran atractiva, acuden a tomarle una foto, el crack sensible que se divierte con los niños, pero Dani Alves cambia de frente. Señala a Luka y remata: "Sáquenle las fotos a él: es Leo Messi". Sí, justo el brasileño, uno de los socios que mejor entendieron al astro rosarino en el Barcelona.

El Luka de la anécdota del diario As es Luka Romero. No es Messi, aunque puede serlo, a juzgar por la tinta impresa en el Diario de Mallorca. El "futuro Messi", lo define. Futuro porque apenas tiene 13 años: nació en noviembre de 2004, un año después del debut oficial de Lionel Messi en Barcelona, en un amistoso ante Porto.

Desde esta semana, Luka se entrena con la selección argentina Sub 15, bajo las órdenes de Alejandro Saggese y la supervisión de Pablo Aimar y Diego Placente. Pero bien podría optar por México. O por España. Porque él y su hermano mellizo, Tobías (arquero él), nacieron en Durango, México, cuando su papá, Diego, se afincó en el país del norte de América mientras jugaba en el club Alacranes, hoy en la Segunda División.

Sí, Diego, el papá de Luka fue futbolista: jugó en Quilmes, Atlético Rafaela, en Eslovenia, Ecuador y, lo dicho, México. Viene de familia de futbolistas. Su tío jugó al futsal, su abuelo fue histórico dirigente de la actividad, también en el Cervecero. Y el pequeño fantasista, a los 8, 9 años, ya era una leyenda de culto en el boca a boca del Sur del Conurbano por su habilidad sorprendente. Como le ocurría a Messi, en el club Grandoli o en Newell's, en Rosario.

Pero la familia Romero se mudó en España. Horacio Gaggioli (otro contacto con Messi: fue quien le hizo el puente a la Pulga con Europa) le abrió a Luka la posibilidad de probarse en varios clubes de la Liga. Se interesaron Real Madrid y Villarreal, pudo haber quedado en Barcelona, donde lo vieron en 2011 (entonces tenía sólo 7 años y la edad resultó una barrera infranqueable). Pero se lo llevó el Mallorca, que cerró un vínculo hasta 2023. Como el abuelo de Luca es hijo de españoles, ya tenía la ciudadanía. De ahí que también podría jugar en la Roja.

La citación, en consecuencia, rebotó en los medios de México y España. As, Marca, Mediotiempo y Récord, por citar cuatro casos, se hicieron eco de la convocatoria por parte de Argentina. Todos, además, subrayaron que la joya por pulir todavía no tiene el candado celeste y blanco: la Selección sólo se aseguraría sus servicios si juega minutos oficiales en la Mayor.

Por lo pronto, además de usar la indumentaria de Argentina, Luka Romero también fue parte de la selección balear, combinado que reúne a las promesas de las islas, en el que incluso se midió ante rivales dos años más grandes. Nunca se advirtieron las diferencias. "No he visto nada igual desde que trabajo en la cantera", le dijo uno de los técnicos de su actual club al Diario de Mallorca, cuando le pidieron una definición sobre el juvenil. Un guiño más para entusiasmarse.

"Nos agrada la idea de que los mellizos no sientan presión. Si algún día los llega a contactar alguna selección es porque están haciendo las cosas bien", le dijo el padre al portal Embajadores Aztecas, en 2015. Argentina hizo el llamado y Luka acudió. Zurdo, sí, una vez más, como Messi. Gambeteador y letal frente al arco. "Es hiperquinético", le apuntaron a Infobae desde Ezeiza.

En el seno de la Selección avanzan con mesura, como con cada proyecto al que llevan a entrenarse al complejo. En 2019, defenderá el cetro de campeón en el Sudamericano Sub 15 y Luka Romero está en carrera. "Me gustaría jugar para la Selección", le contó su deseo al sitio oficial de la AFA. "Intento imitar a Messi", reveló en la entrevista. Dani Alves, en un golpe de vista durante una tarde de playa, advirtió enseguida el parentesco…