Se trata del pase más importante y polémico del mercado: Mauro Zárate, hasta hoy ídolo de Vélez, se transformará en jugador de Boca, que se refuerza con una figura detrás del sueño de obtener la Copa Libertadores, en la que avanzó a octavos de final. Y el pase al Xeneize, donde el delantero firmará por tres temporadas, generó un sismo en las entrañas del club de Liniers; sobre todo, en sus hinchas.

Ante el impacto, Zárate, de 31 años, les dedicó a los fanáticos del Fortín unas palabras en su cuenta de Instagram para explicar su determinación.

"Escribo estas líneas porque nadie más que ustedes deben recibir estas explicaciones… Dije muchas veces que no iba a jugar en otro club en Argentina que no sea Vélez. Hoy por primera vez falto a mi palabra y me duele en el alma defraudarlos", prologó.

"Sé que muchos se van a olvidar de todo lo que hice por el club y lo volvería a hacer sin dudarlo. Amo a Vélez y los que me conocen saben por todo lo que pasé en este tiempo. Dejar de jugar en el club de mi vida me provoca un dolor inmenso en el corazón y no cumplir con mi palabra, más aún…", continuó.

"No pretendo que me entiendan porque tienen la misma pasión que yo y muy probablemente yo tampoco entendería esta decisión si estuviera de ese lado. No me va a alcanzar la vida para agradecer todo el amor que me brindaron. Quiero aclarar que no es un problema económico. De ser así jamás hubiera vuelto en el peor momento del club", justificó.

"Hay cosas que quedarán dentro mío por siempre, inmensamente agradecido al cuerpo técnico, a los directivos por haber querido hacer un esfuerzo enorme, por comprarme y darme el contrato pautado. Agradecido al amor de todos los hinchas que es recíproco y me llevo un abrazo grupal de mis compañeros que no tiene precio y me llena el alma", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO: