Por la cuarta fecha del Grupo H de la Copa Libertadores, Palmeiras le propinó a Boca un inesperado golpe en la mismísima Bombonera: le ganó 2-0, con goles de Keno y Lucas Lima.

De esta manera, el conjunto paulista se afianzó en la cima de la tabla de la zona, con 10 unidades. Boca quedó segundo, con cinco unidades. Y el miércoles deberá ir a buscar los tres puntos en Barranquilla frente a Junior para evitar que la clasificación a octavos de final comience a correr riesgo.

Sorprendió Palmeiras en los primeros flashes del partido. Con presión extendida más allá de su campo, atorando la salida del local e intentando forzar el error.

El error casi sucede al minuto y medio, cuando Pablo Pérez entregó riesgosamente para Agustín Rossi, quien intentó despejar y la pelota rebotó en la espalda de Keno y pasó cerca del arco del Xeneize.

Con el correr de la priemra etapa, Boca empezó a sortear esa primera línea de presión y se sintió más cómodo en el encuentro, volcando el juego en la izquierda, donde aparecieron las proyecciones de Mas y la gambeta vertiginosa de Pavón, que a los 11 minutos generó una chance clara en la que combinó finta y remate: tapó Jailson.

(AFP)
(AFP)

Por si fuera poco, a los 23, forzó la falta sobre un costado del área. Y se hizo cargo del tiro libre, que rozó en el travesaño.

Un detalle táctico de Guillermo Barros Schelotto: volcó a Pablo Pérez sobre la izquierda con doble función: contener la subida de Keno, destacado en el juego en Brasil, y al mismo tiempo mantenerse cerca del dúo Mas-Pavón, la vía de ataque más confiable.

Pero Keno advirtió que por su sector no iban a prosperar sus intentos, y se empezó a mover por todo el frente de ataque. Y, a los 39 minutos, cuando hacía un buen rato que Palmeiras no atacaba, apareció como centrodelantero para, de cabeza, aprovechar un centro desde la derecha y poner el 1-0.

Un minuto después, Ábila desperdició una chance inmejorable para igualar el encuentro: Tevez trabó, Pavón cedió con precisión y Wanchope, sin marcas, en lugar de facturar, despejó.

(AFP)
(AFP)

El inicio del segundo tiempo lució calcado al los primeros minutos del partido. Otra vez Palmeiras bien plantado, aunque incluso manejando mejor la pelota, soltando los laterales. Y mucho más astuto en el aprovechamiento de los espacios.

Se salvó Magallán de la expulsión (estaba amonestado) por una falta a Lucas Lima que nació en una falla de Tevez. Y la visita lo tuvo en una contra furiosa, que Sebastián Pérez evitó con un cierre prodigioso.

Boca, en tanto, continuó siendo peligroso desde los pies de Pavón, que hizo valer su capacidad en el mano a mano. Y que cuando no logró pasar (o lo veía complicado), probó desde afuera del área.

Otra vez, paulatinamente, el Xeneize fue recuperando el control territorial y del juego. Y sucedió lo mismo que en la etapa inicial: Palmeiras retrocedió. Pablo Pérez casi convirtió tras un enganche elegante, Pavón obligó a Jailson a usar las alas y volar para desviar un tiro con su sello.

Sin embargo, Boca fue un anfitrión generoso con el Verdao. Agustín Rossi salió apurado de cabeza y quedó a mitad de camino, los defensores no rechazaron en dos oportunidades y Lucas Lima agradeció el presente: 2-0.

Los dos goles de distancia inocularon nerviosismo en el dueño de casa. Que fue por empuje, por necesidad, pero sin luces. Palmeiras cerró el partido con el oficio de sus hombres más experimentados. Y dejó con dudas a Boca, que de todas maneras mantiene sus chances intactas de avanzar a la siguiente fase. Y el domingo, en La Plata, si Godoy Cruz no vence a San Martín de San Juan, puede consagrarse campeón en la Superliga. Una interesante motivación para luego buscar la recuperación en la Libertadores.

EstadioBombonera
Árbitro: Roberto Tobar (Chile)

 

TABLA DE POSICIONES