(Télam)
(Télam)

Con la decepción de no haber anexado una estrella al palmarés de Independiente, el club que conduce y del cual es hincha, pero al mismo tiempo con la tranquilidad de que todo el sudor de sus hombres fue invertido convenientemente. Así se mostró ante los medios Ariel Holan luego de que Gremio le arrebatara la Recopa Sudamericana al Diablo en la definición por penales.

"Es muy difícil jugar contra un equipo del nivel de Gremio los dos partidos con diez hombres; tengo mucho orgullo por la convicción y pasión con la que jugaron mis jugadores", dijo el director técnico, de 58 años.

En efecto, en Avellaneda el Rojo se quedó sin Gigliotti. Y en el Arena do Gremio perdió a Amorebieta, en dos expulsiones que tuvieron la participación del VAR. "Tuvimos dos oportunidades claras y ellos generaron lo menos posible", argumentó.

(Télam)
(Télam)

"Tenemos un equipo muy competitivo y hay que seguir creciendo", miró enseguida hacia el horizonte. Y concluyó su discurso con un agradecimiento "al hincha de independiente, a la multitud que vino a alentar al equipo. Lamentablemente no pudimos llevar la Copa a casa". Los fanáticos, de todas formas, terminaron llenos. No por el título, sino por la identidad.

En el mismo sentido analizó Martín Campaña, una de las figuras de la serie: "La entrega de este equipo fue magnífica, estoy orgulloso de mis compañeros. Estamos muy dolidos, pero con la cabeza en alto".

LEA MÁS: