(Getty)
(Getty)

Nada detiene a Lionel Messi. Ni un resultado adverso ni una lluvia torrencial apagan la magia del astro rosarino, que –junto a Luis Suárez– se puso al equipo del Barcelona al hombro cuando estaba en desventaja ante la Real Sociedad para conducirlo a la victoria.

Tras estar 2-0 abajo en Anoeta, el equipo catalán remontó el resultado y se quedó con un triunfo por 4-2 que le permite estirar su invicto y reafirmarlo como único líder de la Liga. Messi selló la victoria a cinco minutos del final con un tiro libre espectacular y esa conquista lo llevó, además, a romper un nuevo récord.

"La Pulga" se convirtió en el máximo goleador histórico de una liga de Europa, si se tienen en cuenta las cinco más importantes. Con 366 tantos, superó la marca que hasta ayer estaba en manos del alemán Gerd Müller, que había marcado 365 con el Bayern Múnich en la Bundesliga. En tercer lugar se mantiene el inglés Jimmy Greaves con 357 anotaciones en Inglaterra, jugando para clubes como Chelsea, Tottenham y West Ham.

Messi requirió de 401 partidos para lograr su marca, mientras que Müller hizo sus 365 goles en 427 encuentros entre las décadas de 1960 y 1970.

(Reuters)
(Reuters)

No es la primera vez que el argentino le arrebata una marca al alemán. En 2012, Messi convirtió 91 tantos y se convirtió en el máximo goleador histórico en un año natural. El registro había estado por 40 años en manos de Müller, que hizo 85 en 1972.

LEA MÁS: