La victoria no hace más que acrecentar el mérito de los dirigidos por Jürgen Klopp, que hace poco sufrieron la salida de su gran estrella, el brasileño Philippe Coutinho –trasnferido al Barcelona- y que hicieron caer por primera vez en la temporada al líder del certamen, que se erigía como el equipo sensación de Europa.

El conjunto local golpeó de arranque. A los 9' minutos, Alex Oxlade-Chamberlain dispuso la apertura del marcador. Pero, antes del descanso, los "Ciudadanos" –que contaron con los argentinos Nicolás Otamendi y Sergio Agüero desde el inicio- iban a llegar al empate con la conquista de Leroy Sané.

En el inicio de la segunda parte iba a llegar la debacle de los de Pep Guardiola. El orden y la insistencia ofensiva del Liverpool terminaron por erosionar la resistencia de una defensa que falló –y gravemente- en múltiples ocasiones. Roberto Firmino marcó el 2-1 para los "Reds" a los 14' e, inmediatamente, Sadio Mané estrelló un tremendo disparo en el palo.

El desequilibrio del City era total y el tercer tanto del elenco local estaba al caer. A los 16', Mané tuvo revancha y selló el 3-1. Cinco minutos después, Mohamed Salah hundió aún más a los de Guardiola con su conquista para el 4-1.

Todo era de los de Klopp. El líder del certamen sintió el golpe, perdió la brújula y su imagen distó mucha de esa que exhibió durante las 22 fechas iniciales. Sin embargo, al City no había que darlo por muerto: Bernardo Silva dispuso el 4-2 a siete minutos del final y, en tiempo de descuento, Ilkay Gundogan acrecentó la ilusión con su gol para el 4-3.

Los corazones en Anfield se paralizaron en el minuto 94', cuando los visitantes contaron con un tiro libre muy cerca del área: tras la ejecución, Agüero anticipó a toda la defensa para sacar un cabezazo que se fue rozando el palo. Inmediatamente, el árbitro pitó el final y todo fue delirio para el Liverpool.

Así, en la fecha 23°, se produjo la primera derrota del Manchester City, que igual se mantiene como líder de la Premier League con una amplia ventaja. Suma 62 puntos, 15 más que sus escoltas, Manchester United, Chelsea y su verdugo de este domingo, Liverpool.

LEA MÁS EN INFOBAE DEPORTES