A pesar de tener la obligación de ganar para no perderle pisada al Barcelona, el Atlético Madrid se presentó en el Estadio Municipal de Ipurúa con una actitud pasiva, lo que le permitió al Eibar arrinconar al Colchonero contra el arco de Oblak desde los primeros movimientos.

Sin embargo, la jerarquía individual asociada al juego colectivo le permitió al conjunto de Diego Simeone abrir el marcador en un contragolpe perfecto. El pase entrelíneas de Ángel Correa, la asistencia de Griezmann y la resolución de Kevin Gameiro fueron los factores de la obra albirroja que hizo delirar al numeroso grupo de aficionados que se acercó hasta el País Vasco.

En el complemento no se modificó la sintonía del espectáculo. El encuentro se mantuvo abierto y ambos arqueros sufrieron diversas amenazas de sus rivales. La expectativa por una nueva conquistan estaba al acecho. Todo dependía de la efectividad de los atacantes y la solidez de Oblak y  Dmitrovic.

Fue tanto el sufrimiento que vivió el Atlético Madrid que la imagen del Cholo pidiendo la hora para que concluya el duelo ejemplificó el modo en que el combinado capitalino se quedó con los tres puntos para acercarse al Barcelona.

Estadio: Municipal de Ipurua
Tabla de posiciones:

Fixture: