Desde que es una figura pública, Lionel Messi siempre se mostró muy apegado a su familia y más aún desde que se convirtió en padre. A la espera de su tercer retoño, lidia con Thiago y Mateo, con quienes se divierte mientras crecen en Barcelona. Reveló cómo se comportan sus dos hijos en casa.

"Thiago es un fenómeno, que es más bueno… Y el otro es un hijo de puta, todo lo contrario. Es terrible. La verdad que está bueno ver lo diferentes que son uno y el otro. Mateo patea, es diestro también. Es más coordinado. Le pega bien, pero es chiquito todavía", comentó la Pulga, en TyC Sports.

Thiago tiene 5 años, edad a la que Leo se desvivía por la pelota. Sin embargo, todavía no parece haberse despertado del todo esa pasión en él: "Todavía no entiende mucho. Le gusta ir a la cancha y ver los partidos. Empieza a entender que cuando voy a Argentina es para jugar con la Selección. Cambia mucho y sufre cuando no estoy, en el comportamiento día a día, en el colegio".

Y además, reveló una anécdota reciente con el hijo de Luis Suárez, quien tiene su misma edad: "Benja es enfermo del fútbol, le encanta jugar. A Thiago no, le gustan los autos, las motos o juega a otra cosa. Le gusta el fútbol, pero hasta ahí. Juega un ratito y se cansa. Antonela me contó que cuando vio que contra Sporting estaba en el banco, Benja lo burlaba y le decía 'tu papá está en el banco, no juega' y cuando me tocó entrar y a Luis salir, fue al revés".

Por último, dio una opinión de lo que debería ser la concentración de la Selección durante el Mundial de Rusia: "Tiene que ser lo más normal posible. Estamos acostumbrados a dormir con la familia la noche anterior y el mismo día de partido, cuando es entre semana, llevar a los nenes al colegio". Y cerró: "Estar encerrado termina cansando y aburriendo, porque es siempre lo mismo. No sabés qué hacer. Estar con familia y amigos es una liberación".

LEA MÁS: