Argentina ganó sú único punto en la final del 2011 con el dobles (AFP)
Argentina ganó sú único punto en la final del 2011 con el dobles (AFP)

Pasados tres años desde la enorme decepción que significó perder la final del 2008, Argentina se encontraba nuevamente ante una gran chance para quedarse con la primera Copa Davis de su historia. Ante el mismo rival, pero en situaciones totalmente diferentes, el equipo nacional jugó la cuarta definición.

Pero, las circunstancias no eran las mismas. Esta vez, los ibéricos eran claramente favoritos. Con la localía a su favor y con Rafael Nadal, quien había estado ausente en la serie en Mar del Plata por lesión, como máximo referente, España buscaba alzarse con su quinta Ensaladera de Plata.

Para la serie, que se disputó del 2 al 4 de diciembre de 2011 en Sevilla, el capitán Modesto "Tito" Vázquez dispuso un equipo integrado por Juan Martín del Potro, David Nalbandian, Juan Mónaco y Eduardo Schwank.

El tandilense había tenido un gran año y había regresado a los primeros puestos del ranking luego de un 2010 en el que casi no había competido por una lesión en un su muñeca derecha. "Pico", por entonces entre los mejores del 30 del mundo, se convertía en la segunda opción como singlista en detrimento de un Nalbandian que comenzaba a transitar el último tramo de su carrera profesional. Aún así, el cordobés se convertiría en un arma fundamental para un punto clave como el del dobles, junto a Schwank.

Nadal, Ferrer y compañía levantaron la quinta Ensaladera de España (AFP)
Nadal, Ferrer y compañía levantaron la quinta Ensaladera de España (AFP)

Del otro lado, el local presentaba un equipo temible, sobre todo en polvo de ladrillo, con Nadal (número dos del ranking) y David Ferrer (número cinco) a la cabeza, acompañados por los héroes de la consagración del 2008 -y verdugos de la Argentina-, Feliciano López y Fernando Verdasco.

Argentina casi ni tuvo tiempo ilusionarse. En la previa, Vázquez había asegurado que, si el primer día terminaba 1-1, "había chances reales de pelear hasta el final". Pero eso no sucedió.

En el primer single Nadal barrió a Mónaco: fue una aplastante derrota para el argentino por 6-1, 6-1 y 6-2. En el segundo turno, Del Potro salió a la cancha para enfrentar a Ferrer en un partido que fue un fiel reflejo de la categoría de ambos. El español ganó el primer parcial, pero "La Torre" se llevó los dos siguientes y alimentó las esperanzas nacionales. Sin embargo, el físico le pasó factura al tandilense, que finalmente cayó en cinco sets.

Aunque se evaluó la posibilidad de que Del Potro y Nalbandian jugaran juntos el dobles del sábado, el capitán se decidió por Schwank para acompañar al cordobés. Fue el mejor punto para el elenco argentino, que se tomó revancha de lo ocurrido en Mar del Plata ante la dupla López-Verdasco y se impuso sin atenuantes por 6-4, 6-2 y 6-3.

Todo se decidiría el domingo y el primer duelo, entre los poderosos Del Potro y Nadal, sería trascendental. El tandilense comenzó el partido jugando un tenis de altísimo nivel ante un Rafa sin respuestas y se llevó el primer parcial por un claro 6-1. Pero, el de Mallorca iba a responder y, con su potencia física y su afilado tenis, iba a lograr revertir el marcador, consiguiendo tres sets seguidos -6-4, 6-1 y 7-6-, para darle a su país la quinta Ensaladera de su historia. 

Fue la cuarta oportunidad desperdiciada para el equipo "Albiceleste". Aunque esa vez llegó como "punto", eso no impidió que la derrota se viviera como una decepción, un nuevo fracaso.

A partir del viernes, cinco años después de la última decepción y ante Croacia en Zagreb, Del Potro y un nuevo grupo de compañeros (Guido Pella, Leonarco Mayer y Federico Delbonis), con la capitanía de Daniel Orsanic, tendrán la oportunidad de hacer historia y de meterse en el Olimpo del deporte nacional.