La belleza del día: “El mundo de Christina”, de Andrew Wyeth

En tiempos de incertidumbre y angustia, nada mejor que poder disfrutar de imágenes hermosas

"El mundo de Christina" (1948), de Andrew Wyeth. Témpera de huevo en panel de yeso (81.9 cm × 121.3 cm), en el Museo de Arte Moderno de Nueva York
"El mundo de Christina" (1948), de Andrew Wyeth. Témpera de huevo en panel de yeso (81.9 cm × 121.3 cm), en el Museo de Arte Moderno de Nueva York

Andrew Wyeth (1917 – 2009) fue un pintor realista y regionalista estadounidense, cuyo tema principal giraba en torno a la tierra y los pobladores de su ciudad natal Chadds Ford, en Pensilvania, y de su casa de verano en Cushing, Maine, como sucede en El mundo de Christina.

Conocido como el “pintor del Pueblo” debido a su popularidad en EE.UU., Wyeth realizó esta obra en 1948, utilizando como musa a Anna Christina Olson, una vecina de su hogar veraniego en Maine y quien sufría de la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth, una polineuropatía genética. Aunque para realizar la obra, la modelo fue su esposa, Betsy, ya que Olson tenía 55 años entonces.

El trabajo fue llevado a cabo con tempera en un estilo realista y allí se ve a una mujer semi-reclinada en un campo sin árboles, mirando hacia una casa gris en el horizonte; un granero y otros pequeños edificios.

La casa representada se conoce como la Casa Olson en Cushing, Maine, y está abierta al público, operada por el Museo de Arte Farnsworth. Hoy, es un Monumento Histórico Nacional y ha sido restaurada para que coincida en su apariencia con la pintura, aunque Wyeth separó la casa de su granero y cambió la disposición del terreno.

De acuerdo a la historia oficial, Wyeth se inspiró para crear la pintura cuando vio, a través de su ventana, gateando a su vecina por el campo. Olson, como su hermano menor, aparecieron en diferentes obras del artista, en pinturas realizadas entre 1940 y 1968.

El mundo de Christina se exhibió por primera vez en la Macbeth Gallery de Manhattan en 1948 y Alfred Barr, director fundador del Museo de Arte Moderno (MoMA), la compró por USD 1,800.

La pieza es hoy unos de los orgullos del MoMA y su popularidad, que creció con los años, la convirtió en una pintura emblemática del arte estadounidense.

En ese sentido, aparece en la novela 2001: Una odisea del espacio, de Arthur C. Clarke, aunque no en la adaptación cinematográfica de Stanley Kubrick. También es parte de la película de ciencia ficción Oblivion como en el thriller The In Crowd y en la comedia War on Everyone, entre otras referencias. Sin embargo, el homenaje más famoso se le realizó en Forrest Gump, en una escena en que Jenny vuelve a enfrentarse con la casa de su infancia y se arroja al suelo con la pose de “Christina”, aunque tomada desde otro ángulo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR