“The Fields of Athenry” toma las calles irlandesas
“The Fields of Athenry” toma las calles irlandesas

Eurocopa 2012 en Polonia. Irlanda había caído 3 a 1 en el primer partido contra Croacia y necesitaba ganarle a España en el segundo si quería seguir con vida en el torneo. Pero aquel 14 de junio, en el Arena Gdansk, la selección de Xavi, Iniesta, Ramos, Busquets y compañía no tuvo piedad: con goles de Torres (4 y 70), Silva (43) y Fabregas (83) los españoles ganaban 4 a 0 y se encaminaban a su segundo título continental consecutivo. Las estadísticas marcaban una aplastante posesión del 66% y 26 tiros, de los cuales 20 fueron al arco. Los irlandeses perderían también el último encuentro (con Italia) y se volverían a casa sin puntos al finalizar la fase de grupos.

Aquel gol de Fabregas, el cuarto, fue el disparador de una reacción inédita y conmovedora que shockeó no solo al mundo del fútbol sino que trascendió a sus fronteras y se comentó en noticieros y diarios de toda Europa y más allá. Lejos de amedrentarse y abandonar el estadio por la aplastante derrota, los hinchas irlandeses comenzaron en ese minuto 83 a cantar a viva voz una canción, una especie de himno motivador para sus jugadores, una melodía épica en medio de una batalla perdida estrepitosamente. La escena duró hasta varios minutos después de terminado el partido. Los polacos no entendían nada. Menos los españoles: su equipo había ganado, gustado y goleado y los que parecían festejar eran sus rivales.

Fans irlandeses cantan "Fields of Athenry" en la Euro de 2012

The Fields of Athenry (Los campos de Athenry), la canción que coreaba la hinchada irlandesa, fue escrita en 1979 por el compositor de música folk Pete St. John. Cuenta una historia ocurrida en medio de una hambruna brutal que hubo en Irlanda en el siglo XIX. Michael, el protagonista, es atrapado robando maíz para poder alimentar a su familia en un campo de Travelyan, la autoridad británica. Es condenado a cumplir una pena en un barco prisión anclado en Botany Bay, Australia, y desde allí les escribe cartas a su mujer y su hija.

El estribillo describe a Los Campos de Athenry como un lugar donde alguna vez la gente se juntaba a ver los pájaros volar, enamorarse, soñar sus sueños y cantar sus canciones y ahora es un páramo abandonado y desolado. La canción fue grabada en 1979 por el cantante Danny Doyle y fue versionada por varios grupos populares irlandeses.

La canción combina una melodía de una enorme belleza, especialmente en el estribillo, con una letra nostálgica, que cantada por una multitud adquiere aquel carácter épico.

Ha sido interpretada por numerosos artistas irlandeses como The Dubliners, Daniel O’Donnell y hasta U2 hizo una versión en vivo. Otros artistas no irlandeses también se le animaron, entre ellos los ingleses The Durutti Column y el estadounidense Bruce Springsteen durante una presentación en Dublín.

The Dubliners & Paddy Reilly cantan "The Fields Of Athenry"

U2 interpreta el tema One durante un show en Italia el Día de San Patricio. Al finalizar, Bono canta el estribillo de The Fields of Athenry acompañado con su guitarra acústica

De la canción de protesta al himno deportivo

La historia de una autoridad británica imponiendo un severo castigo a un indefenso y pobre irlandés durante la tragedia de una hambruna les vino como anillo al dedo a los militantes y simpatizantes del Ejército Revolucionario Irlandés (I.R.A. por sus siglas en inglés) que comenzaron a usar The Fields of Athenry como una canción de protesta.

En el estribillo aprovechaban para incorporar algunos agregados, donde dice Low lie the fields of Athenry, where once we watched the small free birds fly, la multitud respondía, Hey baby let the free birds fly! (Dejen volar a los pájaros libres) Y más adelante, donde dice We had dreams and songs to sing, la multitud respondía a coro, (The) IRA!

(Shutterstock)
(Shutterstock)

Pero en la vereda de enfrente los unionistas, rivales de los republicanos en el Conflicto Norirlandés, también comenzaron a usar la melodía y su status de canción de protesta se fue diluyendo para pasar a ser un himno que reflejaba la sufrida historia de todo el pueblo irlandés.

De allí, el salto a las tribunas deportivas no tardó en llegar. Primero en Irlanda, luego en Escocia, Inglaterra, Australia y todos los países de habla inglesa. Su popularidad llegó a destinos exóticos como Serbia, Hungría y Polonia.

Un pueblo medieval

Athenry es una pequeña localidad de 5.000 habitantes en el sudoeste de Irlanda, en el condado de Galway y cercana a la capital homónima. En fotos se puede ver el castillo de la canción muy bien conservado, los restos de abadía y otros edificios de la época conviviendo con las casas bajas de las construcciones más modernas.

Alan Burgess es Manager en Athenry Arts & Heritage Centre (responsable del Centro de Artes y Herencia de Athenry). En diálogo con Infobae Cultura describe a la ciudad como “un pueblo medieval con una rica cultura y un enorme atractivo turístico”.

Castilo de Athenry (Captura de video)
Castilo de Athenry (Captura de video)

“La canción compuesta por Pete St. John refleja el impacto que tuvo la hambruna en la comunidad local y las dificultades que enfrentaron durante este tiempo”, continúa. “Como atracción tenemos muchos turistas nacionales e internacionales que descubren la magia de la ciudad a través de la canción y también hemos tenido músicos, coros, clubes de rugby y aficionados al fútbol que vienen y cantan la canción en el centro patrimonial”. Y cuenta que el autor, nacido en Dublín, es un visitante regular del pueblo muy comprometido con el trágico período de la hambruna en Irlanda.

La expansión por todo el mundo

La aparición de la canción en las tribunas deportivas tuvo un efecto dominó. Se hizo escuchar primero en las ligas de hurling (un deporte irlandés parecido al hockey) y luego en el fútbol y también en el rugby: es una de las preferidas de los seguidores del Munster, donde jugaron los argentinos Eusebio Guiñazú (2014–2015) y Lucas González Amorosino (2015–2016).

Su utilización durante la Eurocopa de Polonia tenía varios antecedentes. Uno de los más recordados, en 1990 durante el Mundial de Italia, cuando fue el himno motivador de los hinchas irlandeses y una de las canciones más lindas que se escuchó durante todo el evento, junto a Notti Magiche, el tema oficial.

Aquella belleza de su melodía enamoró también a los simpatizantes del Celtic en el fútbol escocés y de allí comenzó a diseminarse para el sur hasta la mismísima Liverpool. You’ll never walk alone es el himno con el que los seguidores de los reds acompañan a su equipo. Pero también son famosos por tomar otros éxitos y convertirlos para sus fines, el más reciente es Y Dale Alegría a mi Corazón, de Fito Páez.

Los hinchas de Liverpool cantan la canción con la letra adaptada a su historia y su estadio

En 2009 los fans del Liverpool convirtieron al tema de Pete St. John en The Fields of Anfield Road, en alusión a la avenida que lleva a su estadio, Anfield Park. Con la misma melodía pero con la letra adaptada a su historia y a su estadio, los simpatizante la usaron para conmemorar el 20° aniversario del Desastre de Hillsborough, donde hubo 96 muertes y 766 heridos durante un partido en Sheffield entre Nottingham Forest y Liverpool.

Los meses y años siguientes el “virus” The Fields of Athenry siguió desparramándose, primero por los países de habla inglesa hasta llegar a Australia. Pero también a destinos poco imaginados: se conocen versiones en Serbia, Polonia, Hungría y hasta en Argentina.

Durante un partido de rugby entre los All Blacks neocelandeses y el seleccionado irlandés, en la ejecución del haka, la tradicional danza ritual maorí de los hombres de negro, los simpatizantes del equipo del trébol respondieron desafiantes cantando la canción.

Simpatizantes irlandeses cantan The Fields of Athenry durante el haka de los All Blacks

El famoso Open Británico de golf tuvo su edición 148° en 2019 en Royal Portrush, Irlanda del Norte. Hacía 68 años que no pisaba suelo irlandés y el final de la novela no podía ser mejor cuando los asistentes vieron el domingo el tablero mostrando al “Golfista Campeón del Año” a un hijo de la isla: con un score total de 197 golpes, Shane Lowry superó al inglés Tommy Fleetwood por cuatro, para llevarse la famosa Claret Jug (el trofeo que se entrega a los ganadores) a su casa.

Esa noche, Lowry, su manager, su caddie y varios amigos fueron a festejar a un pub y los videos rústicos tomados con teléfonos celulares se hicieron virales en las redes sociales, sobre todo entre los aficionados al deporte. En ellos se ve al ganador subido a una mesa, con una pinta de cerveza en una mano y el trofeo en la otra cantando a viva voz junto a todos los presentes The Fields of Athenry.

Shane Lowry festeja después de haber ganado el Open Británico.

El orgullo de todo un pueblo

Alan Burgess recuerda otro hecho vinculado a la canción que sucedió también el año pasado. “El 6 de mayo la ciudad entera hizo un intento de inscribir un récord mundial al cantar todos juntos en las calles The Fields of Athenry. El evento fue noticia nacional e internacional e instaló orgullo local dentro de la ciudad mientras cantaban esta popular canción”.

El evento fue filmado con muchas cámaras y hasta drones. En un día soleado y primaveral se puede ver a los habitantes del pueblo en la calle principal y sus inmediaciones cantando el tema acompañados por 118 flautistas, la banda Amazing Apples y el cantante Matt Cunningham.

Todo el pueblo de Athenry se reunió para cantar la canción en la calle principal el 6 de mayo de 2019

No faltó nadie. Desde el intendente a la Reina de Galway (Galway Rose) Deirdre O’Sullivan y la atleta olímpica especial Áine McDermott; abuelos, padres e hijos, todos dijeron presente para entonar las estrofas de la canción que les cambió la vida para siempre.

SIGA LEYENDO