Por Esteban Castromán / Iñaki Echeverría

POGO DANCE / Peces Raros

Parece como si hubieran pasado mil años de eso, pero aunque hoy suene absurdo en algún momento, tampoco hace tanto, una pista de baile envuelta en sonidos electrónicos era capaz de representar lo superficial, lo efímero, lo desechable para cierta logia de hermetismo rockero obsesionada con la necesidad de transmitir un mensaje profundo como manifestación de una abstracción que solían vincular con lo auténtico.

Según el diccionario de sinónimos que primero aparece en la web, decir auténtico es más o menos como decir: legítimo, genuino, verdadero, original, real, seguro, cierto, fidedigno, puro, positivo, innegable, probado, justificado, acreditado, confirmado, certificado, autorizado, legalizado, firmado, refrendado, atestiguado, formalizado, legitimado, incontestable.

Viéndolo así, ese sistema para determinar aquello tiene valor y aquello no, partía de una premisa soberbia y relativa. O, bueno, tal vez obturada por el sesgo de una época, cuya grieta aún ubicaba en dos bandos separados a los músicos que tocaban instrumentos de rock (guitarra-bajo-batería) y a los músicos que tocaban samplers y sintetizadores.

Ni hablemos de los Djs, que hasta llegaban a ser considerados (para los fundamentalistas del Marshall y del pedal distorsion) unos holgazanes del virtuosismo técnico.

Parece como si hubieran pasado mil años de eso, y hoy celebramos la propuesta del grupo platense Peces Raros, que esta noche se presenta en Niceto Club a las 20h.

"Nosotros venimos del rock, inicialmente nos nutrimos de esa energía rabiosa. Se vive de una forma explosiva, tiene una gran cuota de descarga. Es tal vez una experiencia más extrovertida, hacia afuera. La música electrónica invita a una inmersión interna. Puede ser por las frecuencias muy graves, que empujan el cuerpo constantemente, y por el tiempo extendido en que se desarrollan las ideas. Propone una experiencia más introspectiva. Se genera un lugar muy propicio para la comunicación", explican Marco Viera y Lucio Consolo responsables del grupo.

Desde que empezaron a meterse con la música electrónica ambos se volvieron Djs y productores, aprendieron a armar sets para distintas fiestas y contextos. Descubrieron que leer una pista significa generar una dialéctica con su público, pensar qué música necesita cada momento.

Comenzaron a armar sus shows pensando en sus canciones como tracks de un set, imaginándolas en un escenario.

Cuando se les pregunta por su lugar en el mapa de la música actual, responden: "Podríamos estar en una isla con puentes. Nos encontraríamos a algunas millas del nuevo rock pop, interconectados con la escena electrónica nacional. Curioso destino".

*Peces Raros en Niceto Club
Viernes 13 de septiembre a las 20h
Av. Cnel. Niceto Vega 5510, Buenos Aires

SEGUÍ LEYENDO