Sacar belleza de este caos es virtud, decía Gustavo Cerati. De alguna manera es lo que representa Marta Buneta, la protagonista de Marta Show. El documental de Malena Moffatt y Bruno López que recrea y se sumerge en la vida de una bailarina que se resiste a vivir como la sociedad se lo impone. Rompe con la tranquilidad de la rutinaria vida del barrio de Congreso y permite, por un instante, que aquellos que pasan por la Plaza Primero de Mayo puedan disfrutar de un momento único e enriquecedor.

¿Quién es Marta? Una mujer de 75 años y que hace ya 14 vive en la calle. Como bailarina de cabaret, viajó por toda Latinoamérica y fue una de las pioneras del striptease en Buenos Aires. Sin embargo, una fuerte crisis emocional derivó en una internación, se desvinculó de familiares y amigos y fue quedando cada vez más relegada en los márgenes de la sociedad. De todos modos, su empeño y ganas de vivir hicieron que vivir en la calle no se transforme en un impedimento para que formara el Marta Show: un espectáculo callejero, mezcla de varieté y happening dirigido por ella en un sector de la vereda, contra las rejas de una plaza, donde tiene su parada hace años. Está formado por coreografías, playbacks, poemas y canciones, remembranzas de los años dorados en que fue bailarina, bajo las miradas de los vecinos, algunas duras, otras absortas y llenas de curiosidad.

Marta Show, un documental de Bruno López y Malena Moffatt
Marta Show, un documental de Bruno López y Malena Moffatt

Marta vive en la calle y se enfrenta con la hostilidad diaria que eso significa. Robos, violencia y denuncias son algunos de sus padecimientos que lejos de amargarla, la hacen reflexionar acerca de lo segmentada que está la sociedad y cómo descarga su enojo con el otro. Su mundo está conformado por su carro característico que cuida celosamente y las palomas que la acompañan y logra cuidarlas y reconocerlas sin problemas.

A pesar de ser una persona en condición de calle, el fin de sus shows no es recaudar plata, si bien la recibe y ella logra hacer su vida menos dura. Marta lo hace porque la hace feliz a ella y a quienes deciden acompañarla. Cómo es el caso de Malena Moffatt, la directora del documental. Ella también será una de las estrellas de los shows y la acompaña a Marta. Esta no es una película que siga de manera objetiva a su personaje principal. Malena es una de las bailarinas del espectáculo y se compromete de lleno en buscar temas, aprender y experimentar aquello que tanto le llamó la atención de Marta cuando la veía con sus gorros raros cada vez que pasaba por la plaza. Su situación no la aleja al sentimiento de diva que lleva adentro. Elige con detalle su vestuario y el de sus bailarinas, cuida su cabello y decide esconderse en lentes oscuros cada vez que la ocasión lo amerite.

Aquí se redescubre el hacer cosas por placer, sin importar el qué dirán. La película logra mostrar una parte de la realidad de Marta sin detenerse a juzgar o a plantear una mirada moralizante acerca de su situación. Por el contrario, la acompañan y logran hablar su mismo idioma y entender los tiempos, las pausas y los cambios de ánimo de este personaje tan particular. No se pone a indagar su pasado o a plantear qué será de ella en el futuro. Uno de sus objetivos era de instalar la idea de alojar lo que le pasa al otro, escucharlo, no querer callarlo o cambiarlo. Es una historia llena de empatía. Se la puede ver a su protagonista planeando su show, ensayando pasos en cada esquina sin molestar a los transeúntes que no pueden disimular su asombro y deciden parar la marcha para no perderse un segundo de lo que está ocurriendo.

Este relato sobre la transformación del delirio en mensaje, la indiferencia en solidaridad y el dolor en arte no ha quedado solamente en esta pieza audiovisual. Malena junta a Carolina Gordon, su amiga, ayudaron a Marta a darle forma a su espectáculo, consiguieron el equipo de música, elementos de vestuario y utilería que Marta solicitó. Ella las nombró artistas estables del show y a sí misma como su coordinadora. El show puede verse todos los sábados en la plaza y han sumado nuevos integrantes, que también están en situación de calle. Juntos forman un grupo de resistencia cultural en oposición a la tristeza, la inequidad e indiferencia de la sociedad. Ellas también son una fuente de contención para la artista que como cualquier persona tiene sus días negros y necesita de la palabra y el abrazo cariñoso de un ser querido.

Este jueves es su estreno comercial pero ya ha pasado con mucho éxito por varios festivales como el Festival Internacional de Cine de la Mujer (CINEFEM), Punta del Este, Festival de cine latinoamericano de Trieste, Italia; Santiago del Estero Film Festival, Ciclo Cine de Artistas, Buenos Aires y la Semana del Documental ADN.

*Marta show se podrá ver desde el jueves 01 de agosto en el Cine Gaumont (Avenida Rivadavia 1635, CABA).

SEGUÍ LEYENDO