Roulette K, grupo de México que se presentó en el concurso.
Roulette K, grupo de México que se presentó en el concurso.

Las luces de la sala se apagaron y los gritos no se hicieron esperar. No faltaron aullidos, aplausos, cantos y hasta alguna lágrima de un público –en su mayoría adolescente– que alentó en todo momento a los concursantes con tubos florescentes en la mano, lo que le dio al encuentro un ambiente muy particular. Es que el fenómeno global del k-pop, la música pop coreana con sus bandas y bailes pegadizos, suma cada vez más adeptos en el país y ayer una multitud se dio cita en la Ciudad Cultural Konex, en el barrio porteño del Abasto, para participar de la octava edición del concurso K-Pop Latinoamérica.

"Esto es un verdadero arte", comentó a poco de empezar la actriz Soledad Silveyra, miembro del jurado, junto al músico Christian Basso y a Jini, la youtuber a cargo del cada vez más popular JiniChannel, quienes tuvieron como misión elegir a los mejores, entre grupos y solistas, entre cantantes y bailarines.

LFB-K, grupo integrado por cinco primos bolivianos y que resultaron ganadores en la categoría Baile.
LFB-K, grupo integrado por cinco primos bolivianos y que resultaron ganadores en la categoría Baile.

Luego de las presentaciones de rigor, habló al público el embajador de Corea del Sur en la Argentina, Jong-Youn Choo, quien agradeció a los presentes y apuntó que el concurso se hace en Buenos Aires desde 2010 por iniciativa del Centro Cultural Coreano y que luego este formato se replicó en todo el mundo. "El público es parte fundamental de esto", destacó y dio comienzo a la fiesta.

Con la conducción del reconocido actor coreano-argentino Chang Sung Kim, quien se destacó en la serie Graduados, y de la periodista Eleonora Pérez Caressi, una de las impulsoras de este fenómeno musical en la Argentina, el encuentro contó con participantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, El Salvador, México, Perú y Venezuela, dispuestos a competir en las categorías de danza y canto.

Los atuendos llenos de brillos, la sincronía en las coreografías y la afinación en los cantantes en las canciones más lentas, además de la atenta mirada del público, que coreó absolutamente todos los temas con una esmerada fonética coreana, son muestras de un fenómeno que en América Latina convoca a miles de niños y jóvenes.

De hecho, por estos días, la editorial Planeta acaba de editar K-pop manía. Historia, bandas, coreos y secretos, el primer libro en español que da cuenta del fenómeno, explica sus raíces y hasta brinda a los lectores la información más importante sobre los principales grupos, además de datos curiosos y palabras en coreano que todo fan de este estilo musical debe conocer.

Los expertos aseguran que el fenómeno del K-pop se remonta a los comienzos de los 90 en Corea del Sur y tiene su pico de popularidad global con la explosión en 2012 del Gangnam Style, en manos del rapero PSY (Park Sae-yang), que además se convirtió en uno de los videos más vistos en la historia de YouTube.

Hacia el final de la jornada, y luego de las 14 presentaciones, llegó el momento del anuncio de los ganadores.

The Queens son de Brasil
The Queens son de Brasil

Las mayores expectativas estaban entre los participantes argentinos, dado que los ganadores competirán representando al país por un lugar en la final mundial del KPOP World Festival, que se desarrollará en Corea. En este caso, los vencedores fueron el cantante Luxen, que durante su interpretación se lució con un tema lento, y el grupo de baile Double-K, que hizo delirar a sus fans con su coreografía.

En el concurso general, los ganadores resultaron el venezolano Kairo Mouse, quien además es muy popular en YouTube y se emocionó en el escenario ante las reacciones de los fanáticos, y el curioso grupo de baile LFB-K, procedente de Bolivia e integrado por cinco jóvenes primos.

 

LEA MÁS:

_______

Vea más notas de Cultura