Matías Bari, Nicolás Loterspil y Mariano Craiem en las oficinas de SatoshiTango junto al cuadro con el famoso dibujo para promocionar bitcoin en la red social Reddit
Matías Bari, Nicolás Loterspil y Mariano Craiem en las oficinas de SatoshiTango junto al cuadro con el famoso dibujo para promocionar bitcoin en la red social Reddit

La primera vez que escuchó la palabra bitcoin Matías Bari estaba temblando de fiebre en un hotel en alguna playa del sudeste asiático. Corría el año 2013 y se había escapado de vacaciones con su novia (ahora mujer) a descansar unos días lejos de todo. Pero ocurrió lo peor: se enfermó y permaneció postrado algunos días escuchando los pocos canales internacionales disponibles. Uno de ellos, habló ese día de monedas virtuales, criptografía, drogas, Silk Road, y deep web.

“Me explotaba la cabeza, pero no era la fiebre. Me agarraron mariposas en la panza. No podía terminar de discernir si lo que estaba escuchando era lo que creía que era o si me estaba equivocando en la interpretación: alguien había inventando el primer bien escaso digital utilizando técnicas avanzadas de criptografía mezcladas con conocimientos profundos de macroeconomía, sociología y teoría de juegos”, relató Bari.

El ingeniero químico egresado de la UBA, volvió de su viaje en Indonesia y dejó el emprendimiento de e-commerce que estaba desarrollando. Junto con los socios Nicolás Loterspil y Mariano Craiem fundó SatoshiTango, una de las casas de intercambio de criptomonedas más importantes de Argentina. En mayo de 2014, cuando el precio del bitcoin oscilaba en 500 dólares, el sueño de los tres jóvenes aparecía por primera vez en internet.

“El concepto es disruptivo. Quería seguir leyendo, absorber todo lo que podía. Me sentía Neo en Matrix, quería más, quería que me conecten un DVD con todo lo que se sabía sobre esto en ese momento e incorporarlo. Me di cuenta que estaba frente a una revolución tecnológica, un cambio de paradigma, una de esas cosas que pasan una vez cada 50 años y nadie sabía qué era”, expresó Matías Bari en diálogo con Cripto247 sobre el momento de revelación.

Sobre el origen de SatoshiTango -Satoshi es el alias de la persona o grupo de personas que crearon Bitcoin- comentó: "Nos entusiasmó la idea de hacer una sitio de compraventa que fuera fácil y que tuviera raíces locales para poder ofrecer medios de pago que la gente usa".

Las oficinas en Belgrano, Buenos Aires (SatoshiTango)
Las oficinas en Belgrano, Buenos Aires (SatoshiTango)

Para Bari, no hay mal que por bien no venga. El e-commerce que había creado antes de SatoshiTango duró poco, "no nos fue bien, pero aprendimos muchas cosas". Asegura que la revolución blockchain "es lo que estaba esperando" y que el 2014 fue el momento para emprender algo en una industria incipiente pero "revolucionaria".

Desde entonces, la empresa creció muchísimo, hoy cuentan con 15 empleados. Fueron incorporando nuevos productos y servicios, sumaron medios de pago en América Latina y aceptan transferencias internacionales desde casi cualquier país del mundo al igual que transferencias SEPA desde países de la zona EURO.

"Se pueden comprar varias criptomonedas además de bitcoin, hacer trading (básico, para nuestro tipo de usuario) y pagar más de 2500 servicios en Argentina usando bitcoin", explicó.

Sus planes a mediano plazo incluyen la incorporación de nuevos servicios locales (en Argentina) y la expansión regional a Brasil, México, Chile, Colombia, Perú y Uruguay. "Además, permitiremos comprar y vender más criptodivisas y estamos cerrando acuerdos con otros procesadores de pagos locales para ofrecer más medios de pago en Argentina", añadió Bari.

Acaban de incorporar un nuevo servicio llamado "satoshitango business" que apunta a empresas o grandes inversores particulares. La compra mínima es de 500.000 pesos argentinos que incluye atención personalizada para apertura de cuenta y asesoramiento técnico si fuera necesario para el correcto almacenamiento de los bitcoin o de otras criptomonedas. Bari comentó que las empresas "podrían hacerlo como una forma de inversión o como forma de enviar un pago al exterior por servicios prestados, por ejemplo".

Para comprar bitcoin o alguna otra criptomoneda, la persona, explica Bari, debe registrase en la página web de la empresa, verificar su identidad completando un formulario y enviar dos imágenes de su persona. "Luego carga dinero por transferencia bancaria, Pagofácil, Rapipago y demás medios de pago que ofrecemos. Todo esto en un par de horas o menos. Una vez que tienen el dinero en su cuenta pueden comprar en tres clicks y recibir los bitcoin en su billetera", concluyó.

Además de SatoshiTango, otros exchanges de criptomonedas en Argentina son Ripio, Bitinka, Bitex y ArgenBTC.

LEA MÁS:

SEGUINOS EN:
Facebooktwitterinstagramyoutubetelegram