Revelan detalle inédito en la búsqueda de niños perdidos en Guaviare: rescatistas e indígenas no pierden la esperanza

Luego de 28 días de labores, aún no se tiene con certeza el paradero de los menores, quienes se accidentaron el 1 de mayo del 2023 tras el impacto de una avioneta

Compartir
Compartir articulo
Avioneta desaparecida en Caquetá./ Fuerzas Militares
Avioneta desaparecida en Caquetá./ Fuerzas Militares

El domingo 28 de mayo se conocieron nuevos detalles de las labores de búsqueda de los cuatro niños perdidos en la selva, luego del accidente del 1 de mayo de la avioneta HK2803, tipo Cessna, cuando cubría la ruta entre Araracuara (Amazonas) y San José del Guaviare. Siniestro que dejó tres adultos sin vida, entre ellos la madre de los menores.

Un equipo de Noticias Caracol acompañó a los miembros de la Operación Esperanza y luego de abordar un helicóptero en la población de Calama (Guaviare), se internó en el terreno en el que se precipitó la aeronave y reveló detalles inéditos de este suceso, que tiene en vilo a los colombianos, quienes aún esperan por conocer detalles que permitan alimentar la esperanza de que los pequeños sigan con vida.

Llamó la atención el hallazgo de un par de zapatos rosados en medio de las latas de la accidentada avioneta, que corresponderían a Tien Noriel Ranoque Mucutuy, de cuatro años de edad, quien junto con sus hermanos, Lesly Jacobombaire Mucutuy, de 13 años; Soleiny Jacobombaire Mucutuy, de 9 años y Cristin Neriman Ranoque Mucutuy, de 11 meses, continúan en medio de la manigua, pese a las arduas labores de búsqueda de más de 150 miembros de las Fuerzas Especiales y el apoyo de más de 200 integrantes de las comunidades indígenas de cuatro departamentos.

En la zona avanzan las labores, para las cuales se utilizan drones y visores nocturnos para facilitar la tarea de los uniformados de las Fuerzas Militares. Pese al mal tiempo que impera en este territorio, con fuertes lluvias, la búsqueda no cesa, pues no descansarán hasta dar con el paradero de los niños.

Unos zapatos rosados, que serían de la niña de cuatro años desaparecida junto a sus tres hermanos, serían el nuevo hallazgo de las tropas que siguen en las labores de búsqueda de los menores accidentados en Guaviare. Foto @NoticiasCaracol/Twitter
Unos zapatos rosados, que serían de la niña de cuatro años desaparecida junto a sus tres hermanos, serían el nuevo hallazgo de las tropas que siguen en las labores de búsqueda de los menores accidentados en Guaviare. Foto @NoticiasCaracol/Twitter

El recorrido

Según el reporte, el barrido aéreo se hace por una extensa zona que bordea el río Apaporis, que es uno de los caudales hídricos de esta zona del país. De hecho, hay una especie de helipuerto improvisado en el que aterrizan las aeronaves que participan de esta operación, el cual es construido en conjunto por militares e indígenas.

En medio de la selva, algunos soldados arman cambuches tras jornadas sin éxito, mientras que otros los relevan para continuar con esta extenuante tarea, que tras cientos de kilómetros recorridos por entre una vegetación espesa y húmeda aún no da resultados positivos. Los días pasan y aún no hay rastros claros que conduzcan a la ubicación exacta de los niños.

“Acá llevamos 15 días como tal seguido, hay mucho insecto en la montaña, también es bastante espesa”, dijo uno de los comandos que hace parte de las Fuerzas Especiales, en este reportaje, quien agregó que se toman todas las precauciones para no llamar la atención de animales salvajes o cualquier otro tipo de amenaza en esta área; y así “no ser detectados por el enemigo”.

Y es que en esta zona hay presencia, según reportaron las tropas, de las disidencias de las Farc, más exactamente del Estado Mayor Central (EMC), con el que se suspendió el cese al fuego bilateral en cuatro departamentos: Meta, Guaviare, Caquetá y Putumayo.

“Con el refuerzo de los indígenas y la persistencia de los hombres de las Fuerzas Especiales, tenemos la esperanza de poder encontrar a los niños en los próximos días”, expresó el mayor Armando Guerrero, del comando de operaciones especiales de las Fuerzas Militares. en una lucha contrarreloj; pues cada minuto que pasa es una opción menos de encontrarlos sanos y salvos.

Según el reporte, 16 indígenas y un soldado abandonaron la selva debido a problemas de salud que les impidió continuar con el grupo; que se alimenta con las raciones que envió el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) y la comandancia del Ejército Nacional.