Era poco más de la una de la madrugada cuando la diputada de Libres del Sur Victoria Donda pidió un 'apartamiento del reglamento'. Emilio Monzó, Presidente de la Cámara de Diputados, ya visiblemente cansado y tras haber saldado varias discusiones en la votación de una ley que tenía consenso previo, pidió seguir con el orden del día acordado en Labor Parlamentaria. Salió en su auxilio el presidente del Interbloque Cambiemos,Mario Negri, quien dijo que si no hubiera orden del día nunca sería posible organizar una sesión. Monzó intentó seguir pero ya había pasado de las molestias al buen humor. En pocos minutos la sesión se desmadró, la radical Karina Banfi, visiblemente enojada, intentó frenar el avance femenino pero a Donda se le sumaron la también radical rebelde porteña Carla Carrizo; Lucía de Ponti del Movimiento Evita; la peronista Cristina Alvarez Rodríguez y del Frente Renovador Graciela Camaño a cuyo lado un serio Sergio Massa le mandaba mensajes a Donda y a su mujer, Malena Galmarini, todos complotados para evitar que el tema quedara fuera de este año parlamentario.

Sin Elisa Carrió en el recinto, el tucumano Federico Masso de Libres del Sur, salió al cruce de Negri y le dijo: "Seré estúpido porque acá me lo dijeron (en referencia a los polémicos dichos de la líder de la Coalición Cívica dos semanas atrás) pero también soy memorioso y en Labor Parlamentaria, donde usted no estuvo sino su compañero, se dijo que los temas fuera de reglamento se tratarían sin especificar un orden, no se habló de incluirlos al final".

A esa altura Monzó ya se había resignado y pidió votar. Negri insistió con su negativa, Banfi aclaró que si se votaba Cambiemos lo haría a favor pero que querían votar una ley histórica por unanimidad (lo que no ocurrió porque su propio jefe de bloque Nicolás Massot votó en contra) y Monzó sometió a votación: "Vamos, necesito dos tercios", alentó con una sonrisa y gestos con las manos a los presentes y hasta bromeó con Felipe Solá a quien la banca no le reconocía el voto y tuvo que darlo en voz alta después de acusar de "machista" a su asiento.

Mientras DiputadosTV mostraba en vivo por internet el tablero con el resultado final, a Donda, amiga hace rato del matrimonio tigrense, le llegó al whatsapp un mensaje de Malena Galmarini de Massa: "Estoy llorando y despertando a todos", le chateó la funcionaria de Tigre que impulsó en la Provincia la misma ley junto con su hermano Sebastián Galmarini. "Gracias a Victoria Donda por el empuje y por no rendirse", dijo sobre la diputada de Libres del Sur que combinó la estrategia con sus pares para que ya en el 2019 las listas legislativas tengan una y un candidato alternados. Claro que, para que eso ocurra, el presidente Mauricio Macri debe promulgar la ley.