Un nuevo capítulo en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, afecta los precios de la soja y los cereales
Un nuevo capítulo en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, afecta los precios de la soja y los cereales

Estados Unidos y China, las dos principales economías del mundo, están en guerra comercial al imponerse mutuamente aranceles en bienes de intercambio por más de 360 mil millones de dólares.

En los últimos días se intensificaron las negociaciones para llegar a una solución a este conflicto, pero las mismas no avanzaron de la manera que Estados Unidos pretendía: el presidente Donald Trump aseguró desde su cuenta personal de Twitter que "las negociaciones comerciales entre los dos países, avanzan muy lentamente".

A partir de esto, Trump anunció un aumento entre un 10 y 25% los aranceles de importación de productos originarios de China por unos 200 mil millones de dólares, hecho que le impone mayor presión a la guerra comercial que mantenían Washington y Pekín. La medida entrará en vigencia este viernes.

Esta decisión de Trump ya tiene su impacto en el mercado mundial. Según un informe de la corredora Granar -a excepción del maíz que logró cerrar con subas de hasta el 3,35%-, la semana pasada el mercado internacional de Chicago arrojó bajas de hasta el 2,86% para la soja y cercanas al 1,70% para el trigo.

La continuación de la guerra comercial impactó en la oferta sudamericana y la posibilidad de que hectáreas de maíz se destinen a soja por el atraso de las siembras

Por estas horas en el mercado de Chigaco nocturno, la posición mayo de la soja cae casi 6 dólares, el maíz cae U$S 4,5, y finalmente el precio del trigo cae 3 dólares. Seguramente estas bajas se van a trasladar en esta jornada al mercado local.

Consecuencias locales de la guerra económica

El economista Salvador Di Stefano precisó que este nuevo capítulo de la guerra comercial derivará en "una consecuencia lógica que es una fuerte baja en los mercados de acciones y materias primas. Además, las tasas bajan a nivel mundial pero no por un escenario positivo, sino ante el temor de una recesión global, lo cual es altamente perjudicial para el comercio mundial".

Sobre cómo esta situación afectará a nuestro país, el economista comentó: "Lamentablemente, cuando el mundo estornuda Argentina se engripa. Los problemas a escala mundial impactan el doble en nuestro país que en cualquier economía vecina. Los precios de las materias primas llegan a niveles muy bajos, y no es rentable sembrar de cara al año 2020. Sólo nos puede salvar que el clima siga siendo adverso a los agricultores americanos, y que en nuestro país volvamos a una cosecha récord. Con rindes normales y los precios actuales estamos en verdaderos problemas".

Por su parte, Gustavo Idígoras presidente de CIARA-CEC, comentó en diálogo con Infobae: "Cuesta ver las oportunidades que puede provocar una profundización de la guerra comercial y estamos en un escenario que no es el mejor. Los precios de la soja están en su piso histórico, donde se proyectaba un precio de entre 350 y 360 dólares: hoy estamos en casi 300 dólares. En todo ese tiempo la oleaginosa ha perdido 60 dólares, y estamos hablando del complejo que aporta divisas por más de 20 mil millones de dólares y 9.000 millones de dólares en concepto de retenciones".

En medio de esta guerra comercial se produjo un freno de las exportaciones de harina de soja de nuestro país, con su impacto en la industria de agregado de valor.  Más allá de esto, Idígoras mostró su optimismo para que Argentina pueda retornar al gigante asiático con dicho derivado de la oleaginosa. En las próximas semanas comenzarán las inspecciones de autoridades sanitarias de China: la autorización final estaría entre julio y agosto.