El Nuevo Rastrojero está pensado para el trabajo en el campo y que se complemente con la maquinaria agrícola
El Nuevo Rastrojero está pensado para el trabajo en el campo y que se complemente con la maquinaria agrícola

En la saga Matrix, el déjà vu tenía una connotación negativa, porque se lo vinculaba con una falla en el sistema cibernético a través del cual los robots dominaban el planeta. Entre esa idea hollywoodense, y el nostálgico argentinismo de “todo tiempo pasado fue mejor”, se puede encontrar un término medio que salve esa grieta. Allí se sitúa el proyecto del Nuevo Rastrojero, un desarrollo de emprendedores locales que busca desempolvar el nombre y el concepto de trabajo rural de una pick up emblemática de los años 60 y 70 que dejó de fabricarse hace cuatro décadas, y vincularlo con tecnologías que ya se imponen en la industria automotriz, entre ellos la motorización eléctrica. Es decir, en déjà vu de avanzada con impronta argenta.

El proyecto Rastrojero Amperion nació en 2012 de la mano de un empresario del norte bonaerense, Carlos Ptaschne. Vinculado a la industria metalmecánica, y con pasado en el campo, surfea en estos días los avatares de la crisis macro económica que le pusieron un freno al desarrollo, pero no lo detuvieron. Así, el plan avanza, aun con algo de demora, para intentar empezar a ver luz en 2026 este utilitario que pretende representar “un homenaje desde el corazón a millones de argentinos que soñaron un gran país”, según su creador.

El Nuevo Rastrojero, en su planificación, se presenta como “casi la antítesis de lo que se ofrece en el mercado”. Y no por ausencia tecnológica, sino por ductilidad y capacidad de trabajo. “El productor del agro va a tener la opción de un vehículo diferente, muy rendidor y de bajísimo costo operativo, bajo mantenimiento, gran nobleza y con soluciones por demás simples”, anticipa Ptsachne en diálogo con Infobae.

Dispondría de la potencia y el torque para asumir labores propias de un tractor
Dispondría de la potencia y el torque para asumir labores propias de un tractor

Tal como lo fueron los Rastrojeros originales, “el vehículo está siendo minuciosamente pensado para las situaciones de trabajo cotidiano en el campo, con detalles, accesorios e innovaciones”.

Ptaschne promete “una suspensión y una capacidad dinámica que va a dar que hablar entre los ‘fierreros’”, en una pick up pensada con “tres diferentes distancias entre ejes”, que “se podrá elegir con tracción delantera, trasera o doble tracción” y que “va a superar la tonelada de carga”. “También contará con opcionales –amplía- como toma de fuerza delantera y trasera para acoplar pequeñas máquinas como desmalezadoras, hoyadoras o plumas de alzado”.

Al ser pensado para el ámbito rural, ofrecerá “bajo mantenimiento, gran nobleza y soluciones por demás simples, algunas de ellas pensadas con un alto nivel tecnológico. Por caso, para su limpieza se le podrá “manguerear el interior como si fuera el exterior” mientras que “desde el celular se configuraría la climatización a través de una app”.

La carrocería se trabajará “en plásticos muy novedosos” gracias al aporte que haría ItalDesign, una de las casas de diseño automotor más importantes del planeta, con la cual Ptaschne se vincula a través de la amistad que tiene con el alemán Jörg Astalosch, el CEO de la compañía creada por Georgietto Giugiaro.

El proyecto contempla una amplia gama de versiones adaptables a distintas situaciones y adversidades
El proyecto contempla una amplia gama de versiones adaptables a distintas situaciones y adversidades

Aunque el punto más alto de evolución lo encuentra en la motorización eléctrica. “En 2015 nos contactamos con un grupo de alemanes que estaba experimentando unas baterías realmente increíbles, con altísima capacidad y rendimiento, y que a pesar de su pequeño tamaño podían hacer volar una especie de helicóptero de dos personas por media hora. Era el emprendimiento Volocopter, que hoy tiene detrás el respaldo de Mercedes-Benz. Ahí entendí que el Rastrojero debía ser sólo eléctrico, porque además los motores de combustión iniciaron su obsolescencia, no solo en costos sino en contaminación”, apunta el emprendedor.

Para el sistema de propulsión o powertrain se está trabajando con desarrolladores europeos, cuenta Ptaschne, quien incluso contó con el asesoramiento de Sergio Rinland, un argentino que está entre los ingenieros más prestigiosos del mundo, con pasado en la Fórmula Uno.

Tanta vinculación con lo más sofisticado del mundo automotor se conjuga actualmente con el centro de operaciones montado el Crespo Performance Center de Escobar, un espacio donde se trabaja en el desarrollo de autos de competición. También resultan aportes para ello el asesoramiento de la Universidad Tecnológica Nacional y del CESVI en cuestiones de seguridad.

No sólo en el campo se lo podría encontrar, sino que su versatilidad lo podría llevar también a zonas inhóspitas
No sólo en el campo se lo podría encontrar, sino que su versatilidad lo podría llevar también a zonas inhóspitas

El proyecto original preveía la fabricación nacional de la pick up, o incluso en Brasil para mantener el status regional, un plan que sin embargo podría sufrir cambios como consecuencia de la crisis económica, que le pega en especial a la motorización, “porque la mayor parte del desarrollo tiene valores en dólares”. De ese modo, se asoma China como opción para albergar la producción del modelo. Podría darse con la posible alianza con la empresa KaiYun motors de Shanghai. El primer paso en las tratativas que el argentino lleva adelante con los asiáticos incluiría la introducción de un utilitario pequeño, que allá se llama Pickman y acá lleva el nombre de “proyecto Safari”.

“Estamos buscando que finalmente sea viable moverse ‘barato’ en Mercosur. Esa es nuestra misión. Necesitamos ya un vehículo de fomento económico, por eso pensamos en el Pickman y el Safari, porque debemos generar un desarrollo que nos permita llevar adelante el emprendimiento del Nuevo Rastrojero y que éste no supere un precio de 20 mil dólares. Si conseguimos una buena quita de impuestos, lo vamos a lograr”, explica Ptaschne.

Así se publicitaba el Rastrojero en la década del 70

Y en esa última referencia se apoya en el reciente cambio de gobierno en el país, que al empresario le genera “muchísima esperanza” y con el que espera “en febrero empezar a intercambiar ideas”.

Lejos de bajar los brazos, Ptaschne mantiene en alto el optimismo. Es que también guarda algo de nostalgia personal. “A los siete años ya manejaba Rastrojero Caburé Rojo en las cosechas de maíz en Rojas, provincia de Buenos Aires. Cuando me podía escapar de tareas de la edad, asistía la trilla alrededor de toda esa ceremonia hermosa que es la cosecha... Iba y venía por el rastrojo llevando herramientas, correas, gasoil, refrescos. En fin, pero jamás me imaginé ser uno de los protagonistas de su vuelta. Y acá estoy”.

Un emblema de la mecánica nacional

En esta pick up se mantendrá “emplear el nombre Rastrojero también como un homenaje desde el corazón a millones de argentinos que soñaron un gran país, y dieron la vida allá en la planta de IME, actual FADEA y a todos los involucrados en aquella industria: proveedores, autopartistas, vendedores, talleres”, sostiene Ptaschne. Y vaticina que “si el emprendimiento tiene éxito, se transformará en marca embajadora argentina”.

Los primeros Rastrojeros, allá por la década del 50, listos para ser transportados en trenes para su distribución.
Los primeros Rastrojeros, allá por la década del 50, listos para ser transportados en trenes para su distribución.

En efecto, el Rastrojero original se produjo entre 1952 y 1979 en los talleres cordobeses de Industria Mecánica del Estado (IME), cuyo nombre actual es Fábrica Argentina de Aviones (FADEA) “Brigadier San Martín” S.A., donde también se desarrollaron dos íconos del peronismo: el automóvil Justicialista y el avión Pulqui.

La historia refleja que nació tras un error: Raúl Gómez, un ingeniero aeronáutico que trabajaba en IME, buscó darles utilidad a los motores Willys que equipaban a 2500 tractores Empire y que habían sido importados desde Estados Unidos, pero debieron ser sacados de circulación porque, al estar preparados para el transporte de materiales militares y no para el trabajo agrícola, provocaron una gran cantidad de accidentes. Así, en menos de tres meses, Gómez le dio forma al proyecto de un utilitario que iba a ser movido por esos motores. Y apareció el Rastrojero.

Aviso gráfico con las bondades que ofrecía la pick up argentina.
Aviso gráfico con las bondades que ofrecía la pick up argentina.

De hecho, la primera etapa del modelo mantuvo la motorización Willys, hasta que en 1969, con la segunda generación, se cambió por impulsores Indenor. Hasta que el 22 de mayo de 1979, por decisión del dictador Jorge Rafael Videla, se suspendió la producción del Rastrojero. Y un año más tarde, el mismo gobierno militar liquidó IME.

Atrás habían quedado 136.416 unidades vendidas, gracias a la confiabilidad y la economía que ofrecían, pese a que sus formas no eran justamente de las más modernas. Por caso, en la década del 50, el consumo de una pick up Ford (naftera) era de un litro cada 7 kilómetros, mientras que el Rastrojero gastaba un litro cada 15 kilómetros (y llevaba gasoil, que entonces tenía el 20 por ciento del valor de la nafta).

Nació como pick up, pero también hubo camiones y hasta taxis Rastrojero. Hoy, en el siglo 21, va por un renacimiento eléctrico. Pero manteniendo el sello de ser un aliado del campo, el trabajo argentino por excelencia.

SEGUÍ LEYENDO: