Proyecto de Refugiados Olímpicos del COI gana el Premio Princesa de Asturias de los Deportes

Entre los 24 candidatos figuraban las estrellas Simone Biles y Allyson Felix. Thomas Bach exhortó a más esfuerzos para eliminar guerras y conflictos que hacen “que la gente huya de su patria”.

Equipo de Refugiados Olimpicos (IOC)
Equipo de Refugiados Olimpicos (IOC)

La Fundación Olímpica para Refugiados y el Equipo Olímpico de Refugiados han sido distinguidos este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2022.

Los Premios Princesa de Asturias destinados a galardonar la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria de personas, grupos de personas e instituciones en el ámbito internacional, se conceden en ocho categorías: Artes, Letras, Ciencias Sociales, Comunicación y Humanidades, Investigación Científica y Técnica, Cooperación Internacional, Concordia y Deportes.

Un total de 24 candidatos de 10 nacionalidades fueron propuestos para el Premio del deporte encabezados por la gimnasta Simone Biles y la velocista Allyson Felix, de Estados Unidos.

La Fundación Olímpica para Refugiados fue creada por el Comité Olímpico Internacional y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en 2017 con el compromiso de apoyar la protección y el desarrollo deportivo y personal de deportistas desplazados, más allá de las citas olímpicas.

De cara a los Juegos Olímpicos de 2016 en Río de Janeiro el COI hizo una excepción y creó un equipo propio formado por deportistas en condición de refugiados. El objetivo: llamar la atención sobre la situación de las 65 millones de personas obligadas por motivos de fuerza mayor a abandonar sus países de origen. El nombre oficial de su selección: Atletas Olímpicos Refugiados.

Este estreno contó con la participación de diez deportistas de Etiopía, República Democrática del Congo, Siria y Sudán del Sur, que participaron en atletismo, judo y natación, una representación que se elevó a 29 deportistas en Tokio 2020, con el respaldo de la Solidaridad Olímpica del COI en medio de las penurias imprevistas de la pandemia de coronavirus.

El presidente del jurado, el ex atleta español Abel Antón, medallista de oro en la maratón de los Mundiales de Atletismo de 1997 y 1999, elogió los valores de ambas iniciativas por la oportunidad que brinda a los deportistas en la zonas de conflictos y lugares donde los derechos humanos se ven vulnerados.

“El equipo Olímpico de Refugiados aúna los máximos valores del deporte como son la integración, la educación, la solidaridad y la humanidad y representa un mensaje de esperanza para el mundo”, comentó Antón al anunciar el fallo del jurado, un mensaje que también arropa al equipo paralímpico.

Otras personalidades como Theresa Zabell, la regatista española medalla olímpica de oro en Barcelona 1992 y Atlanta 1996, Vicente del Bosque, entre los mejores entrenadores de fútbol de todos los tiempos, y Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español, integraron el jurado.

La primera edición de los Premios en su categoría de deportes fue ganada por el corredor británico Sebastian Coe en 1987.

“Nos sentimos muy honrados y agradecidos al jurado de la Fundación Princesa de Asturias. Este premio es un estímulo para continuar con nuestra misión de apoyar a los refugiados y desplazados de todo el mundo para que encuentren seguridad, alivio y alegría a través del deporte”, dijo el presidente del COI, Thomas Bach, al conocer el resultado

Bach exhortó a hacer " avanzar los esfuerzos para lograr la paz mundial mediante la eliminación de las guerras y los conflictos que hacen que la gente huya de su patria”.

La asistencia de estos deportistas a los Juegos Olímpicos es posible además porque los comités olímpicos nacionales de sus respectivos países no se oponen. Su condición de refugiados es certificada por las Naciones Unidas mientras confirman su real nivel deportivo y sus respectivas circunstancias personales.

No se descarta que la iniciativa del COI podría ser reproducida por organizaciones deportivas continentales.