Eran antivacunas y decían que la pandemia era una farsa: los cuatro locutores de radio que murieron de COVID-19 en agosto

Los hombres populares dentro de medios conservadores en sus estados, y con gran audiencia, compartían una posición beligerante contra las medidas del Gobierno federal para hacer frente a la pandemia de coronavirus

Marc Bernier, quien se proclamaba el señor antivacunas, entrevista al político Karl Rove (Foto: AP)
Marc Bernier, quien se proclamaba el señor antivacunas, entrevista al político Karl Rove (Foto: AP)

Marc Bernier fue inflexible: no iba a recibir una vacuna contra el coronavirus.

“Soy el señor antivacunas”, empezó a decir a sus oyentes de su programa de radio en Daytona Beach, Florida, después de que el gobierno federal aprobara provisionalmente las primeras vacunas en diciembre. Más tarde declaró que el gobierno estaba “actuando como nazis” al instar a la gente a vacunarse.

Pero a principios de agosto, WNDB AM-FM, el hogar de radio de Bernier durante más de 30 años, anunció que el presentador de 65 años estaba siendo tratado en un hospital por COVID-19. El sábado, la estación anunció que había muerto.

Bernier fue el cuarto locutor de radio que se proclamó en contra de las vacunas y el uso de mascarillas y murió el mes pasado. En esa fatídica lista están Phil Valentine, de 61 años, un popular comentarista de radio en Tennessee; Jimmy DeYoung, 81, un predicador cristiano reconocido a nivel nacional que también vivía en Tennessee; y Dick Farrel, de 65 años, que había trabajado para estaciones de radio en Miami y Palm Beach, Florida, así como para el canal conservador Newsmax TV.

Los cuatro hombres habían expresado públicamente su oposición a los esfuerzos principales de salud pública en con un retórica típicamente hiperbólica y, a veces, paranoica en la radio conservadora de EEUU. Farrel, por ejemplo, calificó los esfuerzos de mitigación del coronavirus como “una farsa” y describió al principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, Anthony Fauci, como “un monstruo mentiroso que dispara el poder”. En un momento a principios de este año, DeYoung, presentador del programa Prophecy Today, preguntó a un invitado si el lanzamiento de la vacuna podría ser “otra forma de control gubernamental de la gente”.

Valentine, por su parte, parodió con una canción, un recurso que utilizaba el difunto comentarista de radio Rush Limbaugh. La melodía de Valentine se llamó “Vaxman”, basada en “Taxman” de los Beatles. De esta forma se burló de quienes se vacunaban.

Valentine cantó la canción en junio. Y murió el 21 de agosto, según su estación, WTN en Nashville.

Para algunos observadores y críticos, las muertes de los presentadores destacaron el papel que a menudo se pasa por alto en la radio como vector de la resistencia a las vacunas y la desinformación del coronavirus. Si bien varios comentaristas de radio conservadores a nivel nacional, como Hugh Hewitt y Ben Shapiro se han pronunciado para defender las vacunas, otros cientos de periodistas de estaciones locales han ofrecido mensajes antivacunas como los de Valentine, Farrel y Bernier.

Phil Valentine (Foto: AP)
Phil Valentine (Foto: AP)

La vacuna no es el problema. Los programas de radio sí lo son”, dijo Jerry Del Colliano, profesor de la Universidad de Nueva York y editor de Inside Music Media, que cubre la industria de la radio. Las compañías de radio, dijo, “están arriesgando la salud de sus audiencias incluso cuando los antivacunas continúan muriendo”.

Del Colliano criticó la negligencia de la Comisión Federal de Comunicaciones y la indiferencia de los principales propietarios de estaciones de radio, como iHeartRadio y Cumulus Media, dos de las compañías de estaciones más grandes de EEUU.

Cumulus, que posee más de 400 estaciones en 80 ciudades, incluida la estación que transmitió el programa de Valetine, ha exigido la vacunación para todos sus 4.000 empleados; iHeart no tiene tal mandato. Las empresas no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En ausencia de vacunaciones, los cuatro periodistas parecen haber sido particularmente vulnerables al coronavirus. Todos tenían más de 60 años, una edad en la que el riesgo de enfermedad grave y muerte aumenta drásticamente. Todos vivieron y trabajaron en dos estados, Florida y Tennessee, que se han visto particularmente afectados por la variante Delta que es altamente contagiosa.

En términos más generales, es posible que el escepticismo de la vacuna y el desafío absoluto a los mandatos de salud pública se hayan incorporado al ADN de la radio hablada desde que Limbaugh se convirtió en una fuerza nacional a principios de la década de 1990, dijo Brian Rosenwald, un académico de la Universidad de Pensilvania y autor de Talk Radio’s America: Cómo una industria se apoderó de un partido político que se tomó los Estados Unidos.

La radio hablada es inherentemente el medio de quienes se sienten por fuera del sistema”, dijo Rosenwald, quien también edita la sección Made By History de The Washington Post. Un tema común para los anfitriones durante las últimas tres décadas ha sido la crítica a los principales medios de comunicación y el llamado establecimiento liberal, que consiste en el Partido Demócrata, Hollywood, universidades y otras “élites” percibidas, señaló.

Dick Farrel (fotograma de su programa de televisión)
Dick Farrel (fotograma de su programa de televisión)

Como tal, el medio está “perfectamente adaptado” para cuestionar el establecimiento médico y el uso del poder del gobierno, incluso cuando hacerlo podría contradecir el conocimiento científico y socavar la salud pública, dijo. Incluso cuando estaba recibiendo la más alta atención con lo último de los avances médicos en su lucha contra el cáncer el año pasado, Limbaugh mantuvo una postura escéptica y conspirativa, descartando falsamente el coronavirus diciendo que era “un resfriado común” y, sin evidencia, que estaba siendo “armado“ para atacar al presidente Donald Trump.

Rosenwald dijo que parte de la retórica de las personalidades en los programas de radio conservadores está impulsada por una cuestión de la gallina y el huevo. Es decir, los presentadores tienden a evitar ponerse en el lado opuesto a la postura de sus oyentes, no sea que los alienen y dañen sus propios índices de audiencia. En este caso, las encuestas han mostrado escepticismo y antipatía hacia las vacunas y los mandatos de uso de mascarillas entre los republicanos. Pero no se sabe si estas actitudes han sido moldeadas por la radio (y políticos de ideas afines) o si la radio hablada simplemente las refleja y refuerza, dijo.

Sin embargo, lejos del micrófono, al menos dos de los anfitriones fallecidos expresaron remordimiento por no instar a las personas a vacunarse.

En julio, después de que Valentine fuera hospitalizado por complicaciones del COVID-19, su hermano Mark salió al aire y dijo en nombre de Valentine: “Para los que están escuchando, sé que si él pudiera decir esto, les diría: Vayan a vacunarse. No crean en teorías de conspiración”.

Más tarde, su familia emitió un comunicado en el que indicaba que Valentine había cambiado de opinión sobre las vacunas de las que se había burlado.

Jimmy DeYoung (Fotograma)
Jimmy DeYoung (Fotograma)

A Phil le gustaría que sus oyentes supieran que, si bien nunca ha sido un antivacunas lamenta no ser más vehementemente ‘pro-vacuna’ y espera poder defender más vigorosamente esa posición tan pronto como salga de nuevo al aire, que todos esperamos que sea pronto“, dijo el comunicado.

Valentine nunca regresó al aire.

Farrel también tuvo un cambio de opinión tardío, según una amiga de mucho tiempo, Amy Leigh Hair.

Cuando se puso muy enfermo, me envió un mensaje de texto y me dijo: ‘Esta pandemia no es una broma. Ponte la vacuna’”, dijo en una entrevista esta semana. “Definitivamente admitió que no se lo había tomado en serio. Al final del día, lo lamentaba”.

Farrel murió el 4 de agosto, pocos días después de su cumpleaños.

“Sé que cambió de opinión al final”, dijo Hair. “Creo que Dick Farrel estaría vivo hoy si lo hubieran vacunado”.

(c) 2021, The Washington Post · Por: Paul Farhi

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR